Buscar en este blog

viernes, 15 de abril de 2011

Serie: Lunáticas (I)

Creciente 
(03/2011)


Mircea Eliade en Lo sagrado y lo profano establece una estrecha relación entre las primeras “síntesis antropocósmicas” y la valoración religiosa de los ritmos de la Luna, es así que el nacimiento, muerte y resurrección de la luna (sus distintas fases) se han puesto en relación con la propia vida de los seres humanos, comparando y “solidarizando” varios hechos sin relación aparente (nacimiento, evolución, muerte, las aguas, vegetales, la mujer, fecundidad, inmortalidad, etc.) para integrarlos en un “sistema unitario”.

En el Diccionario de los símbolos de Jean Chevalier, Marguerite Chevalier dice con respecto al simbolismo lunar que ésta ha sido fuente de innumerables mitos y leyendas presentando la imagen de diversas divinidades femeninas (Isis, Ishtar, Artemisa, Diana, Hécate, etc.), “la Luna es símbolo cósmico que se ha extendido a todas las épocas, desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días, de uno a otro horizonte”. A lo largo de las distintas expresiones culturales: la mitología, el folklore, los cuentos populares, la poesía, el arte, etc. este símbolo está estrechamente vinculado a la divinidad de la mujer y a la “potencia fecundante de la vida”, representada por las distintas divnidades  de carácter tanto animal como vegetal asociadas a la fecundidad, y relacionadas en el culto de la Gran Madre (Mater Magna).

Al decir de Juan Eduardo Cirlot en su Diccionario de símbolos, la Luna ha sido percibida por el ser humano desde el comienzo de los tiempos como la causante de las modificaciones en las mareas y la extraña conexión existente entre el ciclo menstrual de las mujeres y el ciclo lunar debiéndose esto al origen acuático de la vida determinado por los ritmos lunares durante millones de años. Es así como la Luna se erige en “Señora de las mujeres”.

Es entonces que en el mundo entero se ha asociado a la Luna desde los comienzos con lo eterno femenino, ya que el ciclo mensual del satélite terrestre recuerda los ritmos de la femineidad, que tiene una duración casi exacta. En su libro La Diosa, Adele Getty  describe la representación desde tiempos prehistóricos de la mujer (la Gran Madre) en notable grado de gravidez y en estrecha vinculación con la luna (en forma de cuerno de bisonte, por eso este animal ha sido símbolo de la femineidad) y sus fases (la Venus de Laussel sería un claro ejemplo de ello).

La primera menstruación se llama menarca nos dice Hilia Moreira en el libro Cuerpo de mujer , así la luna estaría presente al inicio de la palabra (men; la raíz para M. Eliade –El mito del eterno retorno-  es me-, que ha derivado en latín tanto a mensis como a metior, es decir medir), siendo su terminación, arjo (que en griego significa mandar, regir, gobernar). Entonces cuando la mujer tiene su primera menstruación queda inmediatamente bajo el influjo lunar. La menarca, vista como un rito de paso (sería interesante estudiar la relación con la “presentación en sociedad” de nuestra tierra adentro), hace que aquella que fue niña hasta ese momento, tenga a partir de ahora “la capacidad de compartir la naturaleza misma de la Madre Cósmica y de su rostro pleno, la Luna”. Es así que para Moreira la primera menstruación significaría tanto un nuevo tipo de relación con la luna y, en términos más amplios, un cambio a nivel mental.

Cuando H. Moreira nos dice que en el vocablo lunático, (también existente en el francés lunatique y en las expresiones inglesas lunatic y moon madness), están reflejados los aspectos negativos de la estrecha relación entre la luna y la mente, le falta agregar que por un proceso metonímico (característico de los esencialismos) se puede asociar el estado mental “característico” de la relación luna-mente al estado psicológico de la mujer por la relación primordial luna-mujer, siendo esto base de una visión negativa del comportamiento femenino, en contraposición al buen comportamiento masculino.

El  psiquiatra Arnold. Lieber ha conducido un estudio sobre las conductas criminales y las fases lunares (El influjo de la luna), observando que muchos delitos ocurren en el curso de la Luna llena o de la Luna nueva. Para explicar esto aduce que el ser humano sería un microcosmos a escala proporcional y materialmente de la Tierra, por lo tanto la energía lunar puede alterar el campo electromagnético humano, así como el terrestre. El ser humano está compuesto por un ochenta por ciento de agua y un veinte por ciento de sólidos, al igual que la superficie de la Tierra, es así que la fuerza gravitatoria lunar que ejerce gran influencia en las mareas oceánicas, influiría en el cuerpo humano; en las lunas llena y nueva se darían las mayores “mareas biológicas” siendo el influjo lunar más potente en esas lunaciones, desequilibrando la estructura psicosomática del individuo.

Asi quedan esbozadas de manera somera las relaciones entre la Luna y los seres humanos (tanto desde lo antropocósmico como desde lo biológico), y más particularmente entre la Luna y la Mujer, en estrecha ligazón desde el principio de los tiempos.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Serie: Amorfos (I)

De repente
todo se llenó de ocaso
(03/2011)


Soñé con un remoto
pasado
que me intentaba aferrar

pero el verde sol
ocaso
llenó todo mi mundo

jueves, 17 de marzo de 2011

Carta Primera del Subcomandante Insurgente Marcos a Don Luis Villoro


Apuntes sobre las guerras, inicio del intercambio epistolar sobre Ética y Política


Enero-Febrero del 2011.
Para: Don Luis Villoro. De: Subcomandante Insurgente Marcos.
Doctor, saludos.

Esperamos de veras que se encuentre mejor de salud y que tome estas líneas no sólo como vaivén de ideas, también como un abrazo cariñoso del todo que somos.
Le agradecemos el haber aceptado participar como corresponsal en este intercambio epistolar. Esperamos que de él surjan reflexiones que nos ayuden, allá y acá, a tratar de entender el calendario que padece nuestra geografía, es decir, nuestro México.
Permítame iniciar con una especie de esbozo. Se trata de ideas, fragmentadas como nuestra realidad, que pueden seguir su camino independiente o irse enlazando como una trenza (que es la mejor imagen que he encontrado para “dibujar” nuestro proceso de reflexión teórica), y que son producto de nuestra inquietud sobre lo que ocurre actualmente en México y en el mundo.
Y aquí inician estos apuntes apresurados sobre algunos temas, todos ellos relacionados con la ética y la política. O más bien sobre lo que nosotros alcanzamos a percibir (y a padecer) de ellos, y sobre las resistencias en general, y nuestra resistencia particular. Como es de esperar, en estos apuntes, el esquematismo y la reducción reinarán, pero creo que alcanzan para dibujar una o muchas líneas de discusión, de diálogo, de reflexión crítica.
Y de esto es precisamente de lo que se trata, de que la palabra vaya y venga, sorteando retenes y patrullajes militares y policíacos, de nuestro acá hasta su allá, aunque luego pasa que la palabra se va para otros lados y no importa si alguien la recoge y la lanza de nuevo (que para eso son las palabras y las ideas).
Aunque el tema en el que nos hemos puesto de acuerdo es el de Política y Ética, tal vez son necesarios algunos rodeos o, más mejor, aproximaciones desde puntos aparentemente distantes.
Y, puesto que se trata de reflexiones teóricas, habrá que empezar por la realidad, por lo que los detectives llaman “los hechos”.
En “Escándalo en Bohemia”, de Arthur Conan Doyle, el detective Sherlock Holmes le dice a su amigo, el Doctor Watson: “Es un error capital teorizar antes de tener datos. Sin darse cuenta, uno empieza a deformar los hechos para que se ajusten a las teorías, en lugar de ajustar las teorías a los hechos”.
Podríamos empezar entonces por una descripción, apresurada e incompleta, de lo que la realidad nos presenta de la misma forma, es decir, sin anestesia alguna, y recabar algunos datos. Algo así como intentar reconstruir no sólo los hechos sino la forma en la que tomamos conocimiento de ellos.
Y lo primero que aparece en la realidad de nuestro calendario y geografía es una antigua conocida de los pueblos originarios de México: La Guerra.

I.- LAS GUERRAS DE ARRIBA.

“Y en el principio fueron las estatuas”.
Así podría iniciar un ensayo historiográfico sobre la guerra, o una reflexión filosófica sobre la real paridora de la historia moderna. Porque la estatuas bélicas esconden más de lo que muestran. Erigidas para cantar en piedra la memoria de victorias militares, no hacen sino ocultar el horror, la destrucción y la muerte de toda guerra. Y las pétreas figuras de diosas o ángeles coronados con el laurel de la victoria no sólo sirven para que el vencedor tenga memoria de su éxito, también para forjar la desmemoria en el vencido.
Pero en la actualidad esos espejos rocosos se encuentran en desuso. Además de ser sepultados cotidianamente por la crítica implacable de aves de todo tipo, han encontrado en los medios masivos de comunicación un competidor insuperable.
La estatua de Hussein, derribada en Bagdad durante la invasión norteamericana a Irak, no fue sustituida por una de George Bush, sino por los promocionales de las grandes firmas trasnacionales. Aunque el rostro bobo del entonces presidente de Estados Unidos bien podía servir para promover comida chatarra, las multinacionales prefirieron autoerigirse el homenaje de un nuevo mercado conquistado. Al negocio de la destrucción, siguió el negocio de la reconstrucción. Y, aunque las bajas en las tropas norteamericanas siguen, lo importante es el dinero que va y viene como debe ser: con fluidez y en abundancia.
La caída de la estatua de Saddam Hussein no es el símbolo de la victoria de la fuerza militar multinacional que invadió Irak. El símbolo está en el alza en las acciones de las firmas patrocinadoras.
“En el pasado fueron las estatuas, ahora son las bolsas de valores”.
Así podría seguir la historiografía moderna de la guerra.
Pero la realidad de la historia (ese caótico horror mirado cada vez menos y con más asepsia), compromete, pide cuentas, exige consecuencias, demanda. Una mirada honesta y un análisis crítico podrían identificar las piezas del rompecabezas y entonces escuchar, como un estruendo macabro, la sentencia:
“En el principio fue la guerra”.

La Legitimación de la Barbarie.
Quizá, en algún momento de la historia de la humanidad, el aspecto material, físico, de una guerra fue lo determinante. Pero, al avanzar la pesada y torpe rueda de la historia, eso no bastó. Así como las estatuas sirvieron para el recuerdo del vencedor y la desmemoria del vencido, en las guerras los contendientes necesitaron no sólo derrotar físicamente al contrario, sino también hacerse de una coartada propagandística, es decir, de legitimidad. Derrotarlo moralmente.
En algún momento de la historia fue la religión la que otorgó ese certificado de legitimidad a la dominación guerrera (aunque algunas de las últimas guerras modernas no parecen haber avanzado mucho en ese sentido)- Pero luego fue necesario un pensamiento más elaborado y la filosofía entró al relevo.
Recuerdo ahora unas palabras suyas: “La filosofía siempre ha tenido una relación ambivalente con el poder social y político. Por una parte, tomó la sucesión de la religión como justificadora teórica de la dominación. Todo poder constituido ha tratado de legitimarse, primero en una creencia religiosa, después en una doctrina filosófica. (…) Tal parece que la fuerza bruta que sustenta al dominio carecería de sentido para el hombre si no se justificara en un fin aceptable. El discurso filosófico, a la releva de la religión, ha estado encargado de otorgarle ese sentido; es un pensamiento de dominio.” (Luis Villoro. “Filosofía y Dominio”. Discurso de ingreso al Colegio Nacional. Noviembre de 1978).
En efecto, en la historia moderna esa coartada podía llegar a ser tan elaborada como una justificación filosófica o jurídica (los ejemplos más patéticos los ha dado la Organización de las Naciones Unidas, ONU). Pero lo fundamental era, y es, hacerse de una justificación mediática.
Si cierta filosofía (siguiéndolo, Don Luis: el “pensamiento de dominio” en contraposición al “pensamiento de liberación”) relevó a la religión en esa tarea de legitimación, ahora los medios masivos de comunicación han relevado a la filosofía.
¿Alguien recuerda que la justificación de la fuerza armada multinacional para invadir Irak era que el régimen de Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva? Sobre eso se construyó un gigantesco andamiaje mediático que fue el combustible para una guerra que no ha terminado aún, al menos en términos militares. ¿Alguien recuerda que nunca se encontraron tales armas de destrucción masiva? Ya no importa si fue mentira, si hubo (y hay) horror, destrucción y muerte, perpetrados con una coartada falsa.
Cuentan que, para declarar la victoria militar en Irak, George W. Bush no esperó los informes de que se habían encontrado y destruido esas armas, ni la confirmación de que la fuerza multinacional controlaba ya, si no todo el territorio iraquí, sí al menos sus puntos nodales (la fuerza militar norteamericana se encontraba atrincherada en la llamada “zona verde” y ni siquiera podía aventurarse a salir a los barrios vecinos –véanse los estupendos reportajes de Robert Fisk para el periódico británico “The Independent”-).
No, el informe que recibió Washington y le permitió dar por terminada la guerra (que por cierto no termina aún), llegó de los consultores de las grandes trasnacionales: el negocio de la destrucción puede dar paso al negocio de la reconstrucción (sobre esto véanse los brillantes artículos de Naomi Klein en el semanario estadounidense “The Nation”, y su libro “La Doctrina del Shock”).
Así, lo esencial en la guerra no es sólo la fuerza física (o material), también es necesaria la fuerza moral que, en estos casos, es proporcionada por los medios masivos de comunicación (como antes por la religión y la filosofía).

La Geografía de la Guerra Moderna.
Si el aspecto físico lo referimos a un ejército, es decir, a una organización armada, mientras más fuerte es (es decir, mientras más poder de destrucción posee), más posibilidades de éxito tiene.
Si es el aspecto moral referido a un organismo armado, mientras más legítima es la causa que lo anima (es decir, mientras más poder de convocatoria tiene), entonces mayores son las posibilidades de conseguir sus objetivos.
El concepto de guerra se amplió: se trataba de no sólo de destruir al enemigo en su capacidad física de combate (soldados y armamento) para imponer la voluntad propia, también era posible destruir su capacidad moral de combate, aunque tuviera aún suficiente capacidad física.
Si las guerras se pudieran poner únicamente en el terreno militar (físico, ya que en esa referencia estamos), es lógico esperar que la organización armada con mayor poder de destrucción imponga su voluntad al contrario (tal es el objetivo del choque entre fuerzas) destruyendo su capacidad material de combate.
Pero ya no es posible ubicar ningún conflicto en el terreno meramente físico. Cada vez más es más complicado el terreno en el que las guerras (chicas o grandes, regulares o irregulares, de baja, mediana o alta intensidad, mundiales, regionales o locales) se realizan.
Detrás de esa gran e ignorada guerra mundial (“guerra fría” es como la llama la historiografía moderna, nosotros la llamamos “la tercera guerra mundial”), se puede encontrar una sentencia histórica que marcará las guerras por venir.
La posibilidad de una guerra nuclear (llevada al límite por la carrera armamentista que consistía, grosso modo, en cuántas veces se era capaz de destruir el mundo) abrió la posibilidad de “otro” final de un conflicto bélico: el resultado de un choque armado podía no ser la imposición de la voluntad de uno de los contrincantes sobre el otro, sino que podía suponer la anulación de las voluntades en pugna, es decir, de su capacidad material de combate. Y por “anulación” me refiero no sólo a “incapacidad de acción” (un “empate” pues), también (y sobre todo) a “desaparición”.
En efecto, los cálculos geomilitares nos decían que en una guerra nuclear no habría vencedores ni vencidos. Y más aún, no habría nada. La destrucción sería tan total e irreversible que la civilización humana dejaría su paso a la de las cucarachas.
El argumento recurrente en las altas esferas militares de las potencias de la época era que las armas nucleares no eran para pelear una guerra, sino para inhibirla. El concepto de “armamento de contención” se tradujo entonces al más diplomático de “elementos de disuasión”.
Reduciendo: la doctrina “moderna” militar se sintetizaba en: impedir que el contrario imponga su voluntad mayor (o “estratégica”), equivale a imponer la propia voluntad mayor (“estratégica”), es decir, desplazar las grandes guerras hacia las pequeñas o medianas guerras. Ya no se trataba de destruir la capacidad física y/o moral de combate del enemigo, sino de evitar que la empleara en un enfrentamiento directo. En cambio, se buscaba redefinir los teatros de la guerra (y la capacidad física de combate) de lo mundial a lo regional y local. En suma: diplomacia pacífica internacional y guerras regionales y nacionales.
Resultado: no hubo guerra nuclear (al menos todavía no, aunque la estupidez del capital es tan grande como su ambición), pero en su lugar hubo innumerables conflictos de todos los niveles que arrojaron millones de muertos, millones de desplazados de guerra, millones de toneladas métricas de material destruido, economías arrasadas, naciones destruidas, sistemas políticos hechos añicos… y millones de dólares de ganancia.
Pero la sentencia estaba dada para las guerras “más modernas” o “posmodernas”: son posibles conflictos militares que, por su naturaleza, sean irresolubles en términos de fuerza física, es decir, en imponer por la fuerza la voluntad al contrario.
Podríamos suponer entonces que se inició una lucha paralela SUPERIOR a las guerras “convencionales”. Una lucha por imponer una voluntad sobre la otra: la lucha del poderoso militarmente (o “físicamente” para poder transitar al microcosmos humano) por evitar que las guerras se libraran en terrenos donde no se pudieran tener resultados convencionales (del tipo “el ejército mejor equipado, entrenado y organizado será potencialmente victorioso sobre el ejército peor equipado, entrenado y organizado”). Podríamos suponer, entonces, que en su contra está la lucha del débil militarmente (o “físicamente”) por hacer que las guerras se libraran en terrenos donde el poderío militar no fuera el determinante.
Las guerras “más modernas” o “posmodernas” no son, entonces, las que ponen en el terreno armas más sofisticadas (y aquí incluyo no sólo a las armas como técnica militar, también las tomadas como tales en los organigramas militares: el arma de infantería, el de caballería, el arma blindada, etc.), sino las que son llevadas a terrenos donde la calidad y cantidad del poder militar no es el factor determinante.
Con siglos de retraso, la teoría militar de arriba descubría que, así las cosas, serían posibles conflictos en los que un contrincante abrumadoramente superior en términos militares fuera incapaz de imponer su voluntad a un rival débil.
Sí, son posibles.
Ejemplos en la historia moderna sobran, y las que ahora me vienen a la memoria son de derrotas de la mayor potencia bélica en el mundo, los Estados Unidos de América, en Vietnam y en Playa Girón. Aunque se podrían agregar algunos ejemplos de calendarios pasados y de nuestra geografía: las derrotas del ejército realista español por las fuerzas insurgentes en el México de hace 200 años.
Sin embargo, la guerra está ahí y sigue ahí su cuestión central: la destrucción física y/o moral del oponente para imponer la voluntad propia, sigue siendo el fundamento de la guerra de arriba.
Entonces, si la fuerza militar (o física, reitero) no sólo no es relevante sino que se puede prescindir de ella como variable determinante en la decisión final, tenemos que en el conflicto bélico entran otras variables o algunas de las presentes como secundarias pasan a primer plano.
Esto no es nuevo. El concepto de “guerra total” (aunque no como tal) tiene antecedentes y ejemplos. La guerra por todos los medios (militares, económicos, políticos, religiosos, ideológicos, diplomáticos, sociales y aún ecológicos) es el sinónimo de “guerra moderna”.
Pero falta lo fundamental: la conquista de un territorio. Es decir, que esa voluntad se impone en un calendario preciso sí, pero sobre todo en una geografía delimitada. Si no hay un territorio conquistado, es decir, bajo control directo o indirecto de la fuerza vencedora, no hay victoria.
Aunque se puede hablar de guerras económicas (como el bloqueo que el gobierno norteamericano mantiene contra la República de Cuba) o de aspectos económicos, religiosos, ideológicos, raciales, etc., de una guerra, el objetivo sigue siendo el mismo. Y en la época actual, la voluntad que trata de imponer el capitalismo es destruir/despoblar y reconstruir/reordenar el territorio conquistado.
Sí, las guerras ahora no se conforman con conquistar un territorio y recibir tributo de la fuerza vencida. En la etapa actual del capitalismo es preciso destruir el territorio conquistado y despoblarlo, es decir, destruir su tejido social. Hablo de la aniquilación de todo lo que da cohesión a una sociedad.
Pero no se detiene ahí la guerra de arriba. De manera simultánea a la destrucción y el despoblamiento, se opera la reconstrucción de ese territorio y el reordenamiento de su tejido social, pero ahora con otra lógica, otro método, otros actores, otro objetivo. En suma: las guerras imponen una nueva geografía.
Si en una guerra internacional, este proceso complejo ocurre en la nación conquistada y se opera desde la nación agresora, en una guerra local o nacional o civil el territorio a destruir/despoblar y reconstruir/reordenar es común a las fuerzas en pugna.
Es decir, la fuerza atacante victoriosa destruye y despuebla su propio territorio.
Y lo reconstruye y reordena según su plan de conquista o reconquista.
Aunque si no tiene plan… entonces “alguien” opera esa reconstrucción – reordenamiento.
Como pueblos originarios mexicanos y como EZLN algo podemos decir sobre la guerra. Sobre todo si se libra en nuestra geografía y en este calendario: México, inicios del siglo XXI…

II.- LA GUERRA DEL MÉXICO DE ARRIBA.

“Yo daría la bienvenida casi a cualquier guerra porque creo que este país necesita una”. Theodore Roosevelt.
Y ahora nuestra realidad nacional es invadida por la guerra. Una guerra que no sólo ya no es lejana para quienes acostumbraban verla en geografías o calendarios distantes, sino que empieza a gobernar las decisiones e indecisiones de quienes pensaron que los conflictos bélicos estaban sólo en noticieros y películas de lugares tan lejanos como… Irak, Afganistán,… Chiapas.
Y en todo México, gracias al patrocinio de Felipe Calderón Hinojosa, no tenemos que recurrir a la geografía del Medio Oriente para reflexionar críticamente sobre la guerra. Ya no es necesario remontar el calendario hasta Vietnam, Playa Girón, siempre Palestina.
Y no menciono a Chiapas y la guerra contra las comunidades indígenas zapatistas, porque ya se sabe que no están de moda, (para eso el gobierno del estado de Chiapas se ha gastado bastante dinero en conseguir que los medios no lo pongan en el horizonte de la guerra, sino de los “avances” en la producción de biodiesel, el “buen” trato a los migrantes, los “éxitos” agrícolas y otros cuentos engañabobos vendidos a consejos de redacción que firman como propios los boletines gubernamentales pobres en redacción y argumentos).
La irrupción de la guerra en la vida cotidiana del México actual no viene de una insurrección, ni de movimientos independentistas o revolucionarios que se disputen su reedición en el calendario 100 o 200 años después. Viene, como todas las guerras de conquista, desde arriba, desde el Poder.
Y esta guerra tiene en Felipe Calderón Hinojosa su iniciador y promotor institucional (y ahora vergonzante).
Quien se posesionó de la titularidad del ejecutivo federal por la vía del facto, no se contentó con el respaldo mediático y tuvo que recurrir a algo más para distraer la atención y evadir el masivo cuestionamiento a su legitimidad: la guerra.
Cuando Felipe Calderón Hinojosa hizo suya la proclama de Theodore Roosevelt (algunos adjudican la sentencia a Henry Cabot Lodge) de “este país necesita una guerra”, recibió la desconfianza medrosa de los empresarios mexicanos, la entusiasta aprobación de los altos mandos militares y el aplauso nutrido de quien realmente manda: el capital extranjero.
La crítica de esta catástrofe nacional llamada “guerra contra el crimen organizado” debiera completarse con un análisis profundo de sus alentadores económicos. No sólo me refiero al antiguo axioma de que en épocas de crisis y de guerra aumenta el consumo suntuario. Tampoco sólo a los sobresueldos que reciben los militares (en Chiapas, los altos mandos militares recibían, o reciben, un salario extra del 130% por estar en “zona de guerra”). También habría que buscar en las patentes, proveedores y créditos internacionales que no están en la llamada “Iniciativa Mérida”.
Si la guerra de Felipe Calderón Hinojosa (aunque se ha tratado, en vano, de endosársela a todos los mexicanos) es un negocio (que lo es), falta responder a las preguntas de para quién o quiénes es negocio, y qué cifra monetaria alcanza.

Algunas estimaciones económicas.
No es poco lo que está en juego:
(nota: las cantidades detalladas no son exactas debido a que no hay claridad en los datos gubernamentales oficiales. por lo que en algunos casos se recurrió a lo publicado en el Diario Oficial de la Federación y se completó con datos de las dependencias e información periodística seria).
En los primeros 4 años de la “guerra contra el crimen organizado” (2007-2010), las principales entidades gubernamentales encargadas (Secretaría de la Defensa Nacional –es decir: ejército y fuerza aérea-, Secretaría de Marina, Procuraduría General de la República y Secretaría de Seguridad Pública) recibieron del Presupuesto de Egresos de la Federación una cantidad superior a los 366 mil millones de pesos (unos 30 mil millones de dólares al tipo de cambio actual). Las 4 dependencias gubernamentales federales recibieron: en 2007 más de 71 mil millones de pesos; en 2008 más de 80 mil millones; en 2009 más de 113 mil millones y en 2010 fueron más de 102 mil millones de pesos. A esto habrá que sumar los más de 121 mil millones de pesos (unos 10 mil millones de dólares) que recibirán en este año del 2011.
Tan sólo la Secretaría de Seguridad Pública pasó de recibir unos 13 mil millones de pesos de presupuesto en el 2007, a manejar uno de más de 35 mil millones de pesos en el 2011 (tal vez es porque las producciones cinematográficas son más costosas).
De acuerdo al Tercer Informe de Gobierno de septiembre del 2009, al mes de junio de ese año, las fuerzas armadas federales contaban con 254, 705 elementos (202, 355 del Ejército y Fuerza Aérea y 52, 350 de la Armada.
En 2009 el presupuesto para la Defensa Nacional fue de 43 mil 623 millones 321 mil 860 pesos, a los que sumaron 8 mil 762 millones 315 mil 960 pesos (el 25.14% más), en total: más de 52 mil millones de pesos para el Ejército y Fuerza Aérea. La Secretaría de Marina: más de 16 mil millones de pesos: Seguridad Pública: casi 33 mil millones de pesos; y Procuraduría General de la República: más de 12 mil millones de pesos.
Total de presupuesto para la “guerra contra el crimen organizado” en 2009: más de 113 mil millones de pesos
En el año del 2010, un soldado federal raso ganaba unos 46, 380 pesos anuales; un general divisionario recibía 1 millón 603 mil 80 pesos al año, y el Secretario de la Defensa Nacional percibía ingresos anuales por 1 millón 859 mil 712 pesos.
Si las matemáticas no me fallan, con el presupuesto bélico total del 2009 (113 mil millones de pesos para las 4 dependencias) se hubieran podido pagar los salarios anuales de 2 millones y medio de soldados rasos; o de 70 mil 500 generales de división; o de 60 mil 700 titulares de la Secretaría de la Defensa Nacional.
Pero, por supuesto, no todo lo que se presupuesta va a sueldos y prestaciones. Se necesitan armas, equipos, balas… porque las que se tienen ya no sirven o son obsoletas.
“Si el Ejército mexicano entrara en combate con sus poco más de 150 mil armas y sus 331.3 millones de cartuchos contra algún enemigo interno o externo, su poder de fuego sólo alcanzaría en promedio para 12 días de combate continuo, señalan estimaciones del Estado Mayor de la Defensa Nacional (Emaden) elaboradas por cada una de las armas al Ejército y Fuerza Aérea. Según las previsiones, el fuego de artillería de obuseros (cañones) de 105 milímetros alcanzaría, por ejemplo, para combatir sólo por 5.5 días disparando de manera continua las 15 granadas para dicha arma. Las unidades blindadas, según el análisis, tienen 2 mil 662 granadas 75 milímetros.
De entrar en combate, las tropas blindadas gastarían todos sus cartuchos en nueve días. En cuanto a la Fuerza Aérea, se señala que existen poco más de 1.7 millones de cartuchos calibre 7.62 mm que son empleados por los aviones PC-7 y PC-9, y por los helicópteros Bell 212 y MD-530. En una conflagración, esos 1.7 millones de cartuchos se agotarían en cinco días de fuego aéreo, según los cálculos de la Sedena. La dependencia advierte que los 594 equipos de visión nocturna y los 3 mil 95 GPS usados por las Fuerza Especiales para combatir a los cárteles de la droga, “ya cumplieron su tiempo de servicio”.
Las carencias y el desgaste en las filas del Ejército y Fuerza Aérea son patentes y alcanzan niveles inimaginados en prácticamente todas las áreas operativas de la institución. El análisis de la Defensa Nacional señala que los goggles de visión nocturna y los GPS tienen entre cinco y 13 años de antigüedad, y “ya cumplieron su tiempo de servicio”. Lo mismo ocurre con los “150 mil 392 cascos antifragmento” que usan las tropas. El 70% cumplió su vida útil en 2008, y los 41 mil 160 chalecos antibala lo harán en 2009. (…).
En este panorama, la Fuerza Aérea resulta el sector más golpeado por el atraso y dependencia tecnológicos hacia el extranjero, en especial de Estados Unidos e Israel. Según la Sedena, los depósitos de armas de la Fuerza Aérea tienen 753 bombas de 250 a mil libras cada una. Los aviones F-5 y PC-7 Pilatus usan esas armas. Las 753 existentes alcanzan para combatir aire-tierra por un día. Las 87 mil 740 granadas calibre 20 milímetros para jets F-5 alcanzan para combatir a enemigos externos o internos por seis días. Finalmente, la Sedena revela que los misiles aire-aire para los aviones F-5, es de sólo 45 piezas, lo cual representan únicamente un día de fuego aéreo.” Jorge Alejandro Medellín en “El Universal”, México, 02 de enero de 2009.
Esto se conoce en 2009, 2 años después del inicio de la llamada “guerra” del gobierno federal. Dejemos de lado la pregunta obvia de cómo fue posible que el jefe supremo de las fuerzas armadas, Felipe Calderón Hinojosa, se lanzara a una guerra (“de largo aliento” dice él) sin tener las condiciones materiales mínimas para mantenerla, ya no digamos para “ganarla”. Entonces preguntémonos: ¿Qué industrias bélicas se van a beneficiar con las compras de armamento, equipos y parque?
Si el principal promotor de esta guerra es el imperio de las barras y las turbias estrellas (haciendo cuentas, en realidad las únicas felicitaciones que ha recibido Felipe Calderón Hinojosa han venido del gobierno norteamericano), no hay que perder de vista que al norte del Río Bravo no se otorgan ayudas, sino que se hacen inversiones, es decir, negocios.

Victorias y derrotas.
¿Ganan los Estados Unidos con esta guerra “local”? La respuesta es: sí. Dejando de lado las ganancias económicas y la inversión monetaria en armas, parque y equipos (no olvidemos que USA es el principal proveedor de todo esto a los dos bandos contendientes: autoridades y “delincuentes” -la “guerra contra la delincuencia organizada” es un negocio redondo para la industria militar norteamericana-), está, como resultado de esta guerra, una destrucción / despoblamiento y reconstrucción / reordenamiento geopolítico que los favorece.
Esta guerra (que está perdida para el gobierno desde que se concibió, no como una solución a un problema de inseguridad, sino a un problema de legitimidad cuestionada), está destruyendo el último reducto que le queda a una Nación: el tejido social.
¿Qué mejor guerra para los Estados Unidos que una que le otorgue ganancias, territorio y control político y militar sin las incómodas “body bags” y los lisiados de guerra que le llegaron, antes, de Vietnam y ahora de Irak y Afganistán?
Las revelaciones de Wikileaks sobre las opiniones en el alto mando norteamericano acerca de las “deficiencias” del aparato represivo mexicano (su ineficacia y su contubernio con la delincuencia), no son nuevas. No sólo en el común de la gente, sino en altas esferas del gobierno y del Poder en México esto es una certeza. La broma de que es una guerra dispareja porque el crimen organizado sí está organizado y el gobierno mexicano está desorganizado, es una lúgubre verdad.
El 11 de diciembre del 2006, se inició formalmente esta guerra con el entonces llamado “Operativo Conjunto Michoacán”. 7 mil elementos del ejército, la marina y las policías federales lanzaron una ofensiva (conocida popularmente como “el michoacanazo”) que, pasada la euforia mediática de esos días, resultó ser un fracaso. El mando militar fue el general Manuel García Ruiz y el responsable del operativo fue Gerardo Garay Cadena de la Secretaría de Seguridad Pública. Hoy, y desde diciembre del 2008, Gerardo Garay Cadena está preso en el penal de máxima seguridad de Tepic, Nayarit, acusado de coludirse con “el Chapo” Guzmán Loera.
Y, a cada paso que se da en esta guerra, para el gobierno federal es más difícil explicar dónde está el enemigo a vencer.
Jorge Alejandro Medellín es un periodista que colabora con varios medios informativos -la revista “Contralínea”, el semanario “Acentoveintiuno”, y el portal de noticias “Eje Central”, entre otros -y se ha especializado en los temas de militarismo, fuerzas armadas, seguridad nacional y narcotráfico. En octubre del 2010 recibió amenazas de muerte por un artículo donde señaló posibles ligas del narcotráfico con el general Felipe de Jesús Espitia, ex comandante de la V Zona Militar y ex jefe de la Sección Séptima -Operaciones Contra el Narcotráfico- en el gobierno de Vicente Fox, y responsable del Museo del Enervante ubicado en las oficinas de la S-7. El general Espitia fue removido como comandante de la V Zona Militar ante el estrepitoso fracaso de los operativos ordenados por él en Ciudad Juárez y por la pobre respuesta que dio a las masacres cometidas en la ciudad fronteriza.
Pero el fracaso de la guerra federal contra la “delincuencia organizada”, la joya de la corona del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, no es un destino a lamentar para el Poder en USA: es la meta a conseguir.
Por más que se esfuercen los medios masivos de comunicación en presentar como rotundas victorias de la legalidad, las escaramuzas que todos los días se dan en el territorio nacional, no logran convencer.
Y no sólo porque los medios masivos de comunicación han sido rebasados por las formas de intercambio de información de gran parte de la población (no sólo, pero también las redes sociales y la telefonía celular), también, y sobre todo, porque el tono de la propaganda gubernamental ha pasado del intento de engaño al intento de burla (desde el “aunque no lo parezca vamos ganando” hasta lo de “una minoría ridícula”, pasando por las bravatas de cantina del funcionario en turno).
Sobre esta otra derrota de la prensa, escrita y de radio y televisión, volveré en otra misiva. Por ahora, y respecto al tema que ahora nos ocupa, basta recordar que el “no pasa nada en Tamaulipas” que era pregonado por las noticias (marcadamente de radio y televisión), fue derrotado por los videos tomados por ciudadanos con celulares y cámaras portátiles y compartidos por internet.
Pero volvamos a la guerra que, según Felipe Calderón Hinojosa, nunca dijo que es una guerra. ¿No lo dijo, no lo es?
“Veamos si es guerra o no es guerra: el 5 de diciembre de 2006, Felipe Calderón dijo: “Trabajamos para ganar la guerra a la delincuencia…”. El 20 de diciembre de 2007, durante un desayuno con personal naval, el señor Calderón utilizó hasta en cuatro ocasiones en un sólo discurso, el término guerra. Dijo: “La sociedad reconoce de manera especial el importante papel de nuestros marinos en la guerra que mi Gobierno encabeza contra la inseguridad…”, “La lealtad y la eficacia de las Fuerzas Armadas, son una de las más poderosas armas en la guerra que libramos contra ella…”, “Al iniciar esta guerra frontal contra la delincuencia señalé que esta sería una lucha de largo aliento”, “…así son, precisamente, las guerras…”. Pero aún hay más: el 12 de septiembre de 2008, durante la Ceremonia de Clausura y Apertura de Cursos del Sistema Educativo Militar, el autollamado “Presidente del empleo”, se dio vuelo pronunciando hasta en media docena de ocasiones, el término guerra contra el crimen: “Hoy nuestro país libra una guerra muy distinta a la que afrontaron los insurgentes en el 1810, una guerra distinta a la que afrontaron los cadetes del Colegio Militar hace 161 años…” “…todos los mexicanos de nuestra generación tenemos el deber de declarar la guerra a los enemigos de México… Por eso, en esta guerra contra la delincuencia…” “Es imprescindible que todos los que nos sumamos a ese frente común pasemos de la palabra a los hechos y que declaremos, verdaderamente, la guerra a los enemigos de México…” “Estoy convencido que esta guerra la vamos a ganar…” (Alberto Vieyra Gómez. Agencia Mexicana de Noticias, 27 de enero del 2011).
Al contradecirse, aprovechando el calendario, Felipe Calderón Hinojosa no se enmienda la plana ni se corrige conceptualmente. No, lo que ocurre es que las guerras se ganan o se pierden (en este caso, se pierden) y el gobierno federal no quiere reconocer que el punto principal de su gestión ha fracasado militar y políticamente.

¿Guerra sin fin? La diferencia entre la realidad… y los videojuegos.
Frente al fracaso innegable de su política guerrerista, ¿Felipe Calderón Hinojosa va a cambiar de estrategia?
La respuesta es NO. Y no sólo porque la guerra de arriba es un negocio y, como cualquier negocio, se mantiene mientras siga produciendo ganancias.
Felipe Calderón Hinojosa, el comandante en jefe de las fuerzas armadas; el ferviente admirador de José María Aznar; el autodenominado “hijo desobediente”; el amigo de Antonio Solá; el “ganador” de la presidencia por medio punto porcentual de la votación emitida gracias a la alquimia de Elba Esther Gordillo; el de los desplantes autoritarios más bien cercanos al berrinche (“o bajan o mando por ustedes”); el que quiere tapar con más sangre la de los niños asesinados en la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora; el que ha acompañado su guerra militar con una guerra contra el trabajo digno y el salario justo; el del calculado autismo frente a los asesinatos de Marisela Escobedo y Susana Chávez Castillo; el que reparte etiquetas mortuorias de “miembros del crimen organizado” a los niños y niñas, hombres y mujeres que fueron y son asesinados porque sí, porque les tocó estar en el calendario y la geografía equivocados, y no alcanzan siquiera el ser nombrados porque nadie les lleva la cuenta ni en la prensa, ni en las redes sociales.
Él, Felipe Calderón Hinojosa, es también un fan de los videojuegos de estrategia militar.
Felipe Calderón Hinojosa es el “gamer” “que en cuatro años convirtió un país en una versión mundana de The Age of Empire -su videojuego preferido-, (…) un amante -y mal estratega- de la guerra” (Diego Osorno en “Milenio Diario”, 3 de octubre del 2010).
Es él que nos lleva a preguntar: ¿está México siendo gobernado al estilo de un videojuego? (creo que yo sí puedo hacer este tipo de preguntas comprometedoras sin riesgo a que me despidan por faltar a un “código de ética” que se rige por la publicidad pagada).
Felipe Calderón Hinojosa no se detendrá. Y no sólo porque las fuerzas armadas no se lo permitirían (los negocios son negocios), también por la obstinación que ha caracterizado la vida política del “comandante en jefe” de las fuerzas armadas mexicanas.
Hagamos un poco de memoria: En marzo del 2001, cuando Felipe Calderón Hinojosa era el coordinador parlamentario de los diputados federales de Acción Nacional, se dio aquel lamentable espectáculo del Partido Acción Nacional cuando se negó a que una delegación indígena conjunta del Congreso Nacional Indígena y del EZLN hicieran uso de la tribuna del Congreso de la Unión en ocasión de la llamada “marcha del color de la tierra”.
A pesar de que se estaba mostrando al PAN como una organización política racista e intolerante (y lo es) por negar a los indígenas el derecho a ser escuchados, Felipe Calderón Hinojosa se mantuvo en su negativa. Todo le decía que era un error asumir esa posición, pero el entonces coordinador de los diputados panistas no cedió (y terminó escondido, junto con Diego Fernández de Cevallos y otros ilustres panistas, en uno de los salones privados de la cámara, viendo por televisión a los indígenas hacer uso de la palabra en un espacio que la clase política reserva para sus sainetes).
“Sin importar los costos políticos”, habría dicho entonces Felipe Calderón Hinojosa.
Ahora dice lo mismo, aunque hoy no se trata de los costos políticos que asuma un partido político, sino de los costos humanos que paga el país entero por esa tozudez.
Estando ya por terminar esta misiva, encontré las declaraciones de la secretaria de seguridad interior de Estados Unidos, Janet Napolitano, especulando sobre las posibles alianzas entre Al Qaeda y los cárteles mexicanos de la droga. Un día antes, el subsecretario del Ejército de Estados Unidos, Joseph Westphal, declaró que en México hay una forma de insurgencia encabezada por los cárteles de la droga que potencialmente podrían tomar el gobierno, lo cual implicaría una respuesta militar estadunidense. Agregó que no deseaba ver una situación en donde soldados estadunidenses fueran enviados a combatir una insurgencia “sobre nuestra frontera… o tener que enviarlos a cruzar esa frontera hacia México.
Mientras tanto, Felipe Calderón Hinojosa, asistía a un simulacro de rescate en un pueblo de utilería, en Chihuahua, y se subió a un avión de combate F-5, se sentó en el asiento del piloto y bromeó con un “disparen misiles”.
¿De los videojuegos de estrategia a los “simuladores de combate aéreo” y “disparos en primera persona”? ¿Del Age of Empires al HAWX?
El HAWX es un videojuego de combate aéreo donde, en un futuro cercano, las empresas militares privadas (“Private military company”) han reemplazado a los ejércitos gubernamentales en varios países. La primera misión del videojuego consiste en bombardear Ciudad Juárez, Chihuahua, México, porque las “fuerzas rebeldes” se han apoderado de la plaza y amenazan con avanzar a territorio norteamericano-.
No en el videojuego, sino en Irak, una de las empresas militares privadas contratadas por el Departamento de Estado norteamericano y la Agencia Central de Inteligencia fue “Blackwater USA”, que después cambió su nombre a “Blackwater Worldwide”. Su personal cometió serios abusos en Irak, incluyendo el asesinato de civiles. Ahora cambió su nombre a “Xe Services LL” y es el más grande contratista de seguridad privada del Departamento de Estado norteamericano. Al menos el 90% de sus ganancias provienen de contratos con el gobierno de Estados Unidos.
El mismo día en el que Felipe Calderón Hinojosa bromeaba en el avión de combate (10 de febrero de 2011), y en el estado de Chihuahua, una niña de 8 años murió al ser alcanzada por una bala en un tiroteo entre personas armadas y miembros del ejército.
¿Cuándo va a terminar esa guerra?
¿Cuándo aparecerá en la pantalla del gobierno federal el “game over” del fin del juego, seguido de los créditos de los productores y patrocinadores de la guerra?
¿Cuándo va poder decir Felipe Calderón “ganamos la guerra, hemos impuesto nuestra voluntad al enemigo, le hemos destruido su capacidad material y moral de combate, hemos (re) conquistado los territorios que estaban en su poder”?
Desde que fue concebida, esa guerra no tiene final y también está perdida.
No habrá un vencedor mexicano en estas tierras (a diferencia del gobierno, el Poder extranjero sí tiene un plan para reconstruir – reordenar el territorio), y el derrotado será el último rincón del agónico Estado Nacional en México: las relaciones sociales que, dando identidad común, son la base de una Nación.
Aún antes del supuesto final, el tejido social estará roto por completo.

Resultados: la Guerra arriba y la muerte abajo.
Veamos que informa el Secretario de Gobernación federal sobre la “no guerra” de Felipe Calderón Hinojosa:
“El 2010 fue el año más violento del sexenio al acumularse 15 mil 273 homicidios vinculados al crimen organizado, 58% más que los 9 mil 614 registrados durante el 2009, de acuerdo con la estadística difundida este miércoles por el Gobierno Federal. De diciembre de 2006 al final de 2010 se contabilizaron 34 mil 612 crímenes, de las cuales 30 mil 913 son casos señalados como “ejecuciones”; tres mil 153 son denominados como “enfrentamientos” y 544 están en el apartado “homicidios-agresiones”. Alejandro Poiré, secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, presentó una base de datos oficial elaborada por expertos que mostrará a partir de ahora “información desagregada mensual, a nivel estatal y municipal” sobre la violencia en todo el país.” (Periódico “Vanguardia”, Coahuila, México, 13 de enero del 2011)
Preguntemos: De esos 34 mil 612 asesinados, ¿cuántos eran delincuentes? Y los más de mil niños y niñas asesinados (que el Secretario de Gobernación “olvidó” desglosar en su cuenta), ¿también eran “sicarios” del crimen organizado? Cuando en el gobierno federal se proclama que “vamos ganando”, ¿a qué cartel de la droga se refieren? ¿Cuántas decenas de miles más forman parte de esa “ridícula minoría” que es el enemigo a vencer?
Mientras allá arriba tratan inútilmente de desdramatizar en estadísticas los crímenes que su guerra ha provocado, es preciso señalar que también se está destruyendo el tejido social en casi todo el territorio nacional.
La identidad colectiva de la Nación está siendo destruida y está siendo suplantada por otra.
Porque “una identidad colectiva no es más que una imagen que un pueblo se forja de sí mismo para reconocerse como perteneciente a ese pueblo. Identidad colectiva es aquellos rasgos en que un individuo se reconoce como perteneciente a una comunidad. Y la comunidad acepta este individuo como parte de ella. Esta imagen que el pueblo se forja no es necesariamente la perduración de una imagen tradicional heredada, sino que generalmente se la forja el individuo en tanto pertenece a una cultura, para hacer consistente su pasado y su vida actual con los proyectos que tiene para esa comunidad.
Entonces, la identidad no es un simple legado que se hereda, sino que es una imagen que se construye, que cada pueblo se crea, y por lo tanto es variable y cambiante según las circunstancias históricas”. (Luis Villoro, noviembre de 1999, entrevista con Bertold Bernreuter, Aachen, Alemania).
En la identidad colectiva de buena parte del territorio nacional no está, como se nos quiere hacer creer, la disputa entre el lábaro patrio y el narco-corrido (si no se apoya al gobierno entonces se apoya a la delincuencia, y viceversa).
No.
Lo que hay es una imposición, por la fuerza de las armas, del miedo como imagen colectiva, de la incertidumbre y la vulnerabilidad como espejos en los que esos colectivos se reflejan.
¿Qué relaciones sociales se pueden mantener o tejer si el miedo es la imagen dominante con la cual se puede identificar un grupo social, si el sentido de comunidad se rompe al grito de “sálvese quien pueda”?
De esta guerra no sólo van a resultar miles de muertos… y jugosas ganancias económicas.
También, y sobre todo, va a resultar una nación destruida, despoblada, rota irremediablemente.

III.- ¿NADA QUÉ HACER?

A quienes sacan sus mezquinas sumas y restas electorales en esta cuenta mortal, les recordamos:
Hace 17 años, el 12 de enero de 1994, una gigantesca movilización ciudadana (ojo: sin jefes, comandos centrales, líderes o dirigentes) paró la guerra acá. Frente al horror, la destrucción y las muertes, hace 17 años la reacción fue casi inmediata, contundente, eficaz.
Ahora es el pasmo, la avaricia, la intolerancia, la ruindad que escatima apoyos y convoca a la inmovilidad… y la ineficacia.
La iniciativa loable de un grupo de trabajadores de la cultura (“NO MÁS SANGRE”) fue descalificada desde su inicio por no “plegarse” ante un proyecto electoral, por no cumplir el mandato de esperar al 2012.
Ahora que tienen la guerra allá, en sus ciudades, en sus calles, en sus carreteras, en sus casas, ¿qué han hecho? Digo, además de “plegarse” ante quien tiene “el mejor proyecto”.
¿Pedirle a la gente que espere al 2012? ¿Qué entonces sí hay que volver a votar por el menos malo y ahora sí se va a respetar el voto?
Si van más de 34 mil muertos en 4 años, son más de 8 mil muertes anuales. Es decir, ¿hay que esperar 16 mil muertos más para hacer algo?
Porque se va a poner peor. Si los punteros actuales para las elecciones presidenciales del 2012 (Enrique Peña Nieto y Marcelo Ebrard), gobiernan las entidades con mayor número de ciudadanos, ¿no es de esperar que ahí aumente la “guerra contra la delincuencia organizada” con su cauda de “daños colaterales”?
¿Qué van a hacer? Nada. Van a seguir el mismo camino de intolerancia y satanización de hace 4 años, cuando en el 2006 todo lo que no fuera a favor de López Obrador era acusado de servir a la derecha. L@s que nos atacaron y calumniaron entonces y ahora, siguen el mismo camino frente a otros movimientos, organizaciones, protestas, movilizaciones.
¿Por qué la supuesta gran organización nacional que se prepara para que en las próximas elecciones federales, ahora sí, gane un proyecto alternativo de nación, no hace algo ahora? Digo, si piensan que pueden movilizar a millones de mexicanos para que voten por alguien, ¿por qué no movilizarlos para parar la guerra y que el país sobreviva? ¿O es un cálculo mezquino y ruin? ¿Qué la cuenta de muertes y destrucción reste al oponente y sume al elegido?
Hoy, en medio de esta guerra, el pensamiento crítico vuelve a ser postergado. Primero lo primero: el 2012 y las respuestas a las preguntas sobre los “gallos”, nuevos o reciclados, para ese futuro que se desmorona desde hoy. Todo debe subordinarse a ese calendario y a sus pasos previos: las elecciones locales en Guerrero, Baja California Sur, Hidalgo, Nayarit, Coahuila, el Estado de México.
Y mientras todo se derrumba, nos dicen que lo importante es analizar los resultados electorales, las tendencias, las posibilidades. Llaman a aguantar hasta que sea el momento de tachar la boleta electoral, y de vuelta a esperar que todo se arregle y se vuelva a levantar el frágil castillo de naipes de la clase política mexicana.
¿Recuerdan que ellos se burlaron y atacaron el que desde el 2005 llamáramos a la gente a organizarse según sus propias demandas, historia, identidad y aspiraciones y no apostar a que alguien allá arriba iba a solucionar todo?
¿Nos equivocamos nosotros o ellos?
¿Quién en las principales ciudades se atreve a decir que puede salir con tranquilidad ya no en la madrugada, sino apenas anochece?
¿Quién hace suyo el “vamos ganando” del gobierno federal y ve con respeto, y no con miedo, a soldados, marinos y policías?
¿Quiénes son los que se despiertan ahora sin saber si van a estar vivos, sanos o libres al finalizar el día que comienza?
¿Quiénes no pueden ofrecer a la gente una salida, una alternativa, que no sea esperar a las próximas elecciones?
¿Quiénes no pueden echar a andar una iniciativa que realmente prenda localmente, no digamos a nivel nacional?
¿Quiénes se quedaron solos?
Porque al final, quienes van a permanecer serán quienes resistieron; quienes no se vendieron; quienes no se rindieron; quienes no claudicaron; quienes entendieron que las soluciones no vienen de arriba, sino que se construyen abajo; quienes no apostaron ni apuestan a las ilusiones que vende una clase política que tiene tiempo que apesta como un cadáver; quienes no siguieron el calendario de arriba ni adecuaron su geografía a ese calendario convirtiendo un movimiento social en una lista de números de credenciales del IFE; quienes frente a la guerra no se quedaron inmóviles, esperando el nuevo espectáculo malabarista de la clase política en la carpa circense electoral, sino que construyeron una alternativa social, no individual, de libertad, justicia, trabajo y paz.

IV.- LA ÉTICA Y NUESTRA OTRA GUERRA.

Antes hemos dicho que la guerra es inherente al capitalismo y que la lucha por la paz es anticapitalista.
Usted, Don Luis, ha dicho también antes que “la moralidad social constituye sólo un primer nivel, precrítico, de la ética. La ética crítica empieza cuando el sujeto se distancia de las formas de moralidad existentes y se pregunta por la validez de sus reglas y comportamientos. Puede percatarse de que la moralidad social no cumple las virtudes que proclama” ¿Es posible traer la Ética a la guerra? ¿Es posible hacerla irrumpir por entre desfiles castrenses, grados militares, retenes, operativos, combates, muertes? ¿Es posible traerla a cuestionar la validez de las reglas y comportamientos militares?
¿O el planteamiento de su posibilidad no es más que un ejercicio de especulación filosófica?
Porque tal vez la inclusión de ese “otro” elemento en la guerra sólo sería posible en una paradoja. Incluir la ética como factor determinante de un conflicto traería como consecuencia un reconocimiento radical: el contrincante sabe que el resultado de su “triunfo” será su derrota.
Y no me refiero a la derrota como “destrucción” o “abandono”, sino a la negación de la existencia como fuerza beligerante. Esto es, una fuerza hace una guerra que, si la gana, significará su desaparición como fuerza. Y si la pierde igual, pero nadie hace una guerra para perderla (bueno, Felipe Calderón Hinojosa sí).
Y aquí está la paradoja de la guerra zapatista: si perdemos, ganamos; y si ganamos, ganamos. La clave está en que la nuestra es una guerra que no pretende destruir al contrario en el sentido clásico.
Es una guerra que trata de anular el terreno de su realización y las posibilidades de los contrincantes (nosotros incluidos).
Es una guerra para dejar de ser lo que ahora somos y así ser lo que debemos ser.
Esto ha sido posible porque reconocemos al otro, a la otra, a lo otro, que, en otras tierras de México y del Mundo, y sin ser iguales a nosotros, sufren los mismos dolores, sostienen resistencias semejantes, que luchan por una identidad múltiple que no anule, avasalle, conquiste, y que anhelan un mundo sin ejércitos.
Hace 17 años, el 1 de enero de 1994, se hizo visible la guerra contra los pueblos originarios de México.
Mirando la geografía nacional en este calendario, nosotros recordamos:
¿No éramos nosotros, los zapatistas, los violentos? ¿No se nos acusó a nosotros de pretender partir el territorio nacional? ¿No se dijo que nuestro objetivo era destruir la paz social, minar las instituciones, sembrar el caos, promover el terror y acabar con el bienestar de una Nación libre, independiente y soberana? ¿No se señaló hasta el hartazgo que nuestra demanda de reconocimiento a los derechos y la cultura indígenas socavaba el orden social?
Hace 17 años, el 12 de enero de 1994, una movilización civil, sin pertenencia política definida, nos demandó intentar el camino del diálogo para resolver nuestras demandas.
Nosotros cumplimos.
Una y otra vez, a pesar de la guerra en contra nuestra, insistimos en iniciativas pacíficas.
Durante años hemos resistido ataques militares, ideológicos y económicos, y ahora el silencio sobre lo que acá ocurre.
En las condiciones más difíciles no sólo no nos rendimos, ni nos vendimos, ni claudicamos, también construimos mejores condiciones de vida en nuestros pueblos.
Al principio de esta misiva dije que la guerra es una vieja conocida de los pueblos originarios, de los indígenas mexicanos.
Más de 500 años después, más de 200 años después, más de 100 años después, y ahora con ese otro movimiento que reclama su múltiple identidad comunal, decimos:
Aquí estamos.
Tenemos identidad.
Tenemos sentido de comunidad porque ni esperamos ni suspiramos porque vinieran de arriba las soluciones que necesitamos y merecemos.
Porque no sujetamos nuestro a andar a quien hacia arriba mira.
Porque, manteniendo la independencia de nuestra propuesta, nos relacionamos con equidad con lo otro que, como nosotros, no sólo resiste, también se ha ido construyendo una identidad propia que le da pertenencia social, y ahora también le representa la única oportunidad sólida de supervivencia al desastre.
Nosotros somos pocos, nuestra geografía es limitada, somos nadie.
Somos pueblos originarios dispersos en la geografía y el calendario más distantes.
Nosotros somos otra cosa.
Somos pocos y nuestra geografía es limitada.
Pero en nuestro calendario no manda la zozobra.
Nosotros sólo nos tenemos a nosotros mismos.
Tal vez es poco lo que tenemos, pero no tenemos miedo.
Vale, Don Luis. Salud y que la reflexión crítica anime nuevos pasos.
Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Subcomandante Insurgente Marcos. México, Enero-Febrero del 2011

EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL MÉXICO.

LÁGRIMA(S)ALADAS

Lágrimas rojas
(2010)


(es imposible ser más claro)

martes, 15 de marzo de 2011

PAISAJE MNEMÓNICO

Campo de azules
(01/2011)


Siempre anduve a deshora
y esta no fue la excepción
(es imposible ser más claro)

miércoles, 16 de febrero de 2011

Lista de 326 militares y policías torturadores

Si visita Uruguay, además de compartir  el valor de su gente y sus miserables tradiciones, podrá convivir con esta lista de torturadores y sus familares que alegremente viven en sus calles.

Lista de torturadores uruguayos por orden alfabético:

ABELLA, Tte. Guillermo "Cabeza Seca" (9C) (HGR)

ACUÑA, Cap. (BA1)

AGIUS, Tte. (DRP)

AGUERRONDO, Gral. Mario (BI13)

AGUIRRE, Cap. ("Pocholo") (BI2/3)

AGUIRRE, My. Dante (HGR)

ALANIZ, Cap. Vicente (HGR)

ALCARRAZ, J.C. Lindberg (LB)

ALFONSO, Tte. Carlos (BI1)

ÁLVAREZ, My. (BI2/3)

ÁLVAREZ, Tte. ("Tobi") (RC4)

AMARILLO, Pol. (I8)

ANDRADA, Mar. 1° Oscar (DRP)

ARAB, Cap José R. "El Turco" (JG) (HGR)

ARÓSTEGUI, Mar. 1° Domingo (DRP)

AYALA, J.C. Oscar (LB)

BALBI, Tte.
(9C)

BALBIS, Tte. Hugo (DRP)

BALDI, Tte. Walter (RC4)

BARBES, Dir. de Seg. Ricardo (LB)

BARBOZA, Mar.1° Aramar (DRP)

BARRAVINO, Cnel. (HGR)

BARRIOS, Cnel. (JG)

BASSANI, My. Agustín José (HGR) (GA)

BAUDEAN, My. Agustín (HGR)

BENITEZ CHáVEZ, Crio. Raúl (DNII) (GA)

BENÍTEZ MENDOZA, Cb. 2° Adelmo (DRP)

BESSONART, Luis María Agosto (BA1)

BETANCOUR, J.C. (LB)

BON, Tte. Sergio (HGR)

BONIFACIO, Tte. Cnel. Ignacio (9C)

BORBA, Crio. (DNII)

BORBA, Gdna. Imer (DRP)

BORDONI, Mar. 1° Daniel (DRP)

BRAIDA, Tte. (9C)

BRASCA, Tte. Cnel. Nazareno (I8)

BRETÓN, Tte.Cnel Alfredo (JG)

BRONCINI, Pol.
Ruben "Cacho" (DNII) (GA)

BURGUEñO, Cap. Regino (HGR)

CALCAGNO GORLERS, Tte. Cnel. Carlos (BI1) (HGR) (JG)

CAMACHO, Cap. Tabaré (BI1)

CAMBIASO, Cap. Juan Carlos (DRP)

CAMPI, Alf, Elbio (RC4)

CAMPOS HERMIDA, Crio.
Hugo (I8) (DNII) (GA) (JG)

CARBONE, Cap. (BI2/3)

CARRAIGDALE, Eduardo (RC4)

CARTUCCIO, J.C. Sergio (LB)

CASAS, Cap.
(r) "El Alemán" (JG)

CASTIGLIONI, Sub.Insp. Víctor (DNII) (GA)

CASTRO, Cb. 2° José (DRP)

CASTROMÁN, My. Mario Héctor (HGR)

CAUBARRERE, Cap. Sergio (DNII) (BI1)

CAUSSI, Tte. (BI2/3)

CEDRÉS, Alf. ángel M. (BI2/3)

CENTENO, Abayubá (DNII)

CERDEIRO, Mar. 1° Julio (DRP)

COITIÑO, Cap. (BA1)

COLA, Cap. Mario (HGR)

COLINA, Cap. (BI2/3)

COLMAN, Inf. César (LB)

COLL, Tte. Guillermo (RC4)

CORBO, My. (BI1)

CORDERO, My.
Manuel (GA) (JG)

CORRALES, Tte. (I8)

CORREA, J.C. Fernando (LB)

CORSSARINI, Of. (LB)

COSTA, Cb. (BI2/3)

CRIADO, Cap. Gustavo (HGR)

CUSTODIO, Sgto. Obdulio (HGR)

CHIOSSI, Cap. Martiniano (BI2/3)

CHIRIBAO, Cb 1° (DRP)

CHIRIBóN, Mar. 1° (DRP)

DA SILVA, Inf. José (LB)

DA SILVA, Tte. Víctor (DRP)

DALPER, Of. (GA)

DE ARMAS, Cnel. Calixto (HGR)

DE ARMAS, Jesús (LB) (DRP)

DE FILIPPO, Dr. Hugo (HGR)

DE LOS SANTOS, Inf. Carlos (LB)

DE LOS SANTOS, Inf. Ricardo (LB)

DE MELO, Sold. Selva (GA)

DE NAVA, Gral. Guillermo (BI2/3)

DEL PINO, Tte. (BI2/3)

DEL R&Iiacute;O, Tte. Aníbal (DRP)

DELCORE, Cap. (GA)

DÍAZ OLAZáBAL, My. álvaro (LB)

DIAZ, Cap. (RC4)

DÍAZ, Fus. Nelson (LB)

DÍAZ, Inf. José (LB)

DIEZ OLAZáBAL, My. álvaro (DRP)

DIRON, Mar. 1° (DRP)

DURÁN, Tte. (LB)

DURAÑONA, Tte. (BI1)

ECHEVERS, Tte. Carlos (HGR)

ESCOBAR, Tte. Cnel. Manuel (HGR)

ESPÓSITO, Cab. Atilio (LB)

FABREGAT, Eduardo (BI13)

FAGIANI, My.
Aquinés (HGR)

FAJARDO, Cap. (LB)

FARÍAS, Inf. Washington (LB)

FARÍAS, Tte. ("La Chancha") (I8)

FARIÑA, Tte. Horacio (BI2/3)

FAVARELLI, Dr. Sergio (RC4)

FERNÁNDEZ (DNII)

FERNÁNDEZ, Alf. Roberto (HGR)

FERNÁNDEZ, Cap. Jorge (DRP)

FERNÁNDEZ, Tte.
Juan Carlos (DRP)

FERRAZ, Cab. 1° Claro (LB)

FERREIRA, Inf. Daniel (LB)

FERREIRA, Inf. Silvio (LB)

FERRO, Cap. Eduardo (GA) (HGR)

FLEITAS, Alf. (DRP)

FLEITAS, Tte. 2° Miguel (LB)

FLORES, J.C. Nelson (LB)

FONSECA, Cap. Juan (BI2/3)

FONTANA SUNINO, Pablo (DNII)

FRANCHELLE, Cap. Mario (BI13) (HGR)

FRONTINI, J.C. Arturo (LB)

FUYANTINO, Subof 1° Rafael (DRP)

GALLARDO, Subof. Ramón (LB)

GAMARRA, Cnel. Carlos (HGR) (DRP)

GAMBETTA, Inf. Fernando (LB)

GARAYALDE, Cap. (HGR)

GARCÍA OLMOS, Mar. 1° José Luis (DRP) (LB)

GARCÍA, Tte. (BI13)

GARCÍA, Walter ("El Patito") (DNII)

GAVAZZO, Cnel. Nino (BI13) (I8) (BA1) (DNII) (GA) (HGR) (JG)

GENTA, Dr. Mario (HGR)

GIANONNE, Cap. Glauco (GA)

GÓMEZ LEAL, Mar. 1° Walter (DRP)

GOMEZ, Cap. Carlos (9C)

GÓMEZ, Inf. José (LB)

GOMEZ, Sgto.
("Criminal") (RC4)

GOMEZ, Subof. Walter (LB)

GONELLA, J.E. Héctor (LB)

GONZALEZ DELFINO, Cabo 2° Juan Carlos (DRP)

GONZÁLEZ EXPINOSA, Mar. 1° Jorge (DRP)

GONZÁLEZ MANQUI, Mar. 1° Fernando (DRP)

GONZÁLEZ, Cap. Luis (BI1)

GONZÁLEZ, Inf. Carlos (LB)

GONZÁLEZ, Mar 1° Aníbal Nicolás (DRP)

GONZÁLEZ, Sgto.
(BI13)

GRASERAS, Gdna. César (DRP)

GRÉ, My. Eduardo (HGR)

GRIGNOLE, Tte. Alberto (BI1) (BI2/3)

GRIGNOLI, Washington (DNII)

GUILLAUMA, Mar. 1° Alberto (DRP)

GULDENZOPH, Jorge "Charleta" (GA)

GUTIÉRREZ, J.C. Yamandú (LB)

HARRIET, Ctalm. Enrique (DRP)

HERNÁNDEZ, J.C. Sergio (LB)

HERNÁNDEZ, Tte. (DRP) (LB)

HOUANESSIÁN, Cap. (HGR)

HUART, Mar. 1° Roberto (DRP) (LB)

HUERT, Cap. (r) Roberto (JG)

IBÁñEZ, Subof. 2° Narciso (DRP)

IMIZCOS, Ctal. José (DRP)

IRIBARNE, Alf. (BI1)

JAUNSOLO, Tte.
(DRP)

KUSTER, My. Milton (9C)

LACAZE, Cap. (9C)

LAMY, Tte.
Cnel. Alfredo (BI13) (HGR) (JG)

LARROQUE, Cnel. Alberto (HGR)

LARROSA, Cap. RamÓn ("El Negro) (I8)

LAUSARIÁN, Tte. Cnel. Kegam (HGR)

LEGNANI, Gral. Carlos (BI1)

LEGUIZAMO, Inf. Luis (LB)

LERMA, Cap. Armando (HGR)

LEZCANO, My. ("Chiquito") (9C)

LISTA, J.E. Alfredo (LB)

LITOVSKY, Tte. Cnel. E. (9C)

MACCHI, Crio. (DNII)

MACHADO, Cabo 2° Daniel (DRP)

MACHADO, Sgto.(RC4)

MAGNONE, Mar. 1° Luis Alberto (DRP)

MAIDANA, Inf. Esteban (LB)

MAIORANO, Tte. Daniel (DRP) (LB)

MARENTE MATA, Tte. 1° (r) Luis (JG)

MARICHAL, Tte. (DRP)

MÁRQUEZ, J.C. Carlos (LB)

MÁRQUEZ, Sub.Com (GA)

MÁRQUEZ, Viceal. Hugo (DRP) (LB)

MARTINEZ (I8)

MARTINEZ, Cap. Margarito (9C)

MARTÍNEZ, Heber (LB)

MARTÍNEZ, My. (r) Enrique (JG)

MARTÍNEZ, My.Cab. (GA)

MARTÍNEZ, Subof. 1° Fredy (DRP)

MATTOS NARBONDO, Cap. Pedro Antonio "El Burro" (HGR) (JG)

MAURENTE, Tte. (BI1) (HGR)

MAUTONE, Dr. (9C)

MEDEIROS, Mar. 1° Rubén (DRP)

MEDINA, Cap. (r) Ricardo (JG)

MEDINA, Gral. Hugo (HGR)

MEIRELLES, Tte. Cnel. Mario (I8)

MENDEZ, Cap. Armando (BI1) (HGR)

MENDIETTA, J.C. Luis (LB)

MENESES, Cap. Nadir (I8)

MIRA, Tte. Cnel. Alberto Francisco (HGR)

MIRAILLES, My. (r) (JG)

MOAS, Cab. Oscar (LB)

MONTES, Inf. José Obdulio (LB)

MONTIEL, Inf. Julio (LB)

MORALES, Tte. (HGR)

MORÁN, Subof. Washington (LB)

MORERE, Cnel. Julio R. (HGR)

MOTA, J.C. Jorge (LB)

MOTTA, J.E. Daniel (LB)

MOURIÑO, My. Mario C. (BA1)

MUNIZ, Mar. 1° HÉctor (DRP)

MUÑOZ MICHELINI, Dr. (BI1)

NADER, Cap Fr. Jorge (DRP)

NAVARRETE, Tte.
Héctor (LB) (DRP)

NEIRA, Cnel. Angel

NN ("Botella") (I8)

NN ("El Bayona") (9C)

NN ("El Diente de Leche") (BA1)

NN ("El Malevo") (BA1)

NN ("El Pibe") (DNII)

NN ("El Pingúino") (BA1)

NN ("El Porteño) (DNII)

NN ("El Trabuco") (BA1)

NN Sub.Crio. ("El Turco") (DNII) (9C)

NN, Mar. 1° Sergio (LB)

NOGUEIRA, My. (BI2/3)

NÚñEZ, Gral. Manuel (HGR)

NÚñEZ, Inf. Eduardo (LB)

NÚñEZ, J.C. Gualberto (LB)

OLIVIERO, Mar 1° (LB)

ORTICOCHEA, Cap. Nav. Luis (DRP) (LB)

ORTIZ, Cap. (r) Menotti (JG)

OTEGUI (DNII)

OTERO, Crio. Alejandro (DNII)

PALLAS CARDOZO (I8)

PANISOLO (DNII)

PARISI, Cap.
(HGR)

PARODI, Cap. Alexis (HGR)

PAZ, Fus. Anselmo (LB)

PEIRANO, Mar. Luis (DRP)

PERDOMO, Cap. Carlos(BI13) (DNII) (HGR)

PEREIRA, J.E. Juvelino (LB)

PEREYRA, Tte. Orosmán (BI1)

PÉREZ, Walter (DNII)

PIEDRAHITA, Inf. Víctor (LB)

PIGNATARO, Sub.Crio. Walter (GA) (DNII)

PIRIZ, My. (I8)

POHL, Inf. Ruben (LB)

PRÉMOLI, Tte. Cnel. Jorge (HGR)

PRESSA, Of. (DNII) (GA)

PUPPO, JosÉ Antonio ("Rodrigo") (DNII) (GA)

QUEIROLO, Tte. Gral. Luis (HGR)

QUINTANA, Cap. (I8)

RAINIERI, Alf. (BA1)

RAMA, Carlos (BI1)

RAMA, Cnel. (GA)

RAMA, My. Ernesto "Tordillo" (BI13) (HGR) (JG)

RAMOS, Cap. Eduardo (HGR) (GA)

RAPELLA, Cnel. (BI2/3)

REGUEIRO, Pol. (I8)

REYES, J.C. Pablo (LB)

RICCI, Ariel (DNII) (GA)

RIZZO, Cap.Corb. Mario (DRP)

RODRÍGUEZ BURATTI, Cnel (r) Antonio (JG)

RODRÍGUEZ GóMEZ, Mar. 1° Carlos (DRP)

RODRÍGUEZ, Com. Nelson (9C)

RODRÍGUEZ, Fus. Carlos (LB)

RODRÍGUEZ, Mar. 1° Raúl (DRP) (LB)

RODRÍGUEZ, Mar. 1° William (DRP)

RODRÍGUEZ, Peñaforto (LB)

ROMBYS, My. Héctor Sergio (HGR)

ROSSEL, My. Carlos Alberto (HGR) (GA)

ROSSI (BA1)

RUBIO, Tte.Cnel. Alfredo (BA1)

RUEDA, Mar. 1° Julio (DRP)

SALVO, Inf. José (LB)

SÁNCHEZ, Cap. Nelson (DRP) (JG)

SÁNCHEZ, Cap. Uruguay (DRP)

SANDERS, Tte. (JG)

SANDOVAL, Tte. ("SIMóN") (BA1)

SANTANA, Mar. 1° Alberto (DRP)

SARLI, Tte. (HGR)

SASSO BARUSSO, Tte.
Daniel (DRP)

SASSON, Cap. (r) (JG)

SCAFFO, Tte. Cnel. (HGR)

SCALA, My. Washington (BA1)

SCARABINO, Dr. Roberto (GA)

SCARAVINO, My. (HGR)

VSCIOSCIA, Rudycard (BI13)

SERRóN, Tte. Ernesto (DRP)

SERVINI, Inf. Antonio (LB)

SEVERO, Pol. Fem.
María (GA)

SICALLI (HGR)

SILVA, J.C. Luis Eduardo (LB)

SILVA, Of. (BI2/3)

SILVEIRA, Cnel. Jorge ("Pajarito") (RC4) (BA1) (I8) (GA) (JG)

SILVEIRA, Inf. Eduardo (LB)

SILVEIRA, Mar. 1° Juan A. (DRP)

SILVERA, Mar. Héctor (DRP)

SOSA AGUILERA, Inf.
Juan (LB)

SOSA SOSA, Inf. Julio (LB)

SOSA TECHERA, Inf. Juan (LB)

SOSA, Cap. Rubén (BA1)

SOSA, Mar. 1° Eugenio (DRP)

SOUTO, Inf. José (LB)

SOUZA, Sgto. Carlos (I8)

STRAPPOLINI, J.E. Carlos (LB)

SUÁREZ, Cap. (DNII)

TABLE, Cap.Nav. (DRP)

TARAMASCO, Cap.
(BI2/3)

TARIGO, Cap. Hermes (BI2/3)

TELLECHEA, Crio. (I8)

TERRA, Tte. (HGR)

TORRES, Boris (GA)

URIARTE, Tte. 1° Rubén (LB)

URRUTY, Tte. (I8)

VARELA, Cnel.
Washington (GA)

VÁZQUEZ, Alejandro (BI13)

VÁZQUEZ, Cab. Nelson (LB)

VÁZQUEZ, Capt. (r) Gualberto "El Judío" (JG)

VÁZQUEZ, Tte. Gilberto Victorino "El Diente" (RC4) (HGR)

VIAR, Tte.
Cnel. Nelson (RC4) (HGR)

VIDELA, Cab. 1° Walter (DRP)

VIERA, Tte. Nelson (9C)

VIQUE, My. (I8)

YANNONE, Cap. Glauco (HGR)

ZERPA, Cnel. Juan Antonio (BI13)


--------------------------------------------------------------------------------


Nota documental:

Abreviaturas:

1) Grados militares o policiales.


Alf. - Alférez

Alm. - Almirante

Cab. - Cabo (de 1ª. de 2ª )

Cap. - Capitán

Cap.Corb. - Capitán de Corbeta

Cap.Fr. - Capitán de Fragata

Cap.Nav. - Capitán de Navío

Cb. - Cabo (1°, 2°)

Cnel. - Coronel

Crio. - Comisario

Ctalm. - Contralmirante

Fus. - Fusilero naval

Gdan. - Guardamarina

Gral. - General

Inf. - Infante

J.C. - Jefe de Cuadrilla

J.E. - Jefe de Escuadra

Mar. - Marinero (de 1ª .de 2ª )

My. - Mayor

Of. - Oficial

Pol. - Policía

Pol.Fem. - Policía femenina

Sgto. - Sargento

Sub.Of. - Sub Oficial (1°., 2°.)
Tte. - Teniente

Tte.Cnel - Teniente Coronel

Viceal. - Vicealmirante

2) Lugares donde desempeñaron sus tareas los denunciados:


9C - Batallón de Caballería 9

BA1 - Batallón de Artillería 1 (La Paloma, Montevideo)

BI1 - Batallón de Infantería 1 (Florida)

BI2/3 - Batallón de Infantería 2 Y 3 (Km.14)

DNII - Dirección Nacional de Información e Inteligencia (Policía)

I8 - Batallón de Infantería 8

RC4 - Regimiento de Caballería 4

3) Personas que los denunciaron:



DRP - Daniel Rey Piuma, un marinero desertor que, declaró ante la CIDDHH de la OEA y ante el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.


GA - Germán Araújo, legislador del Frente Amplio que denunció a varios violadores de los derechos humanos en el parlamento, los días 2 y 3 de julio de 1985. Los antecedentes fueron elevados a la justicia, pero la aprobación de la Ley de Caducidad impidió que se investigara.


HGR - Hugo García Rivas, un soldado desertor que fue el primero en aportar una nómina de uniformados que violaron los derechos humanos durante la dictadura. Declaró ante diversos organismos internacionales, entre ellos la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.


JG - Juan Gelman, en la búsqueda de su nuera y su nieta, desaparecidas de una cárcel clandestina en una unidad militar de Montevideo, el poeta argentino encontró los nombres de los militares presuntamente implicados en las desapariciones, la que proporcionó al presidente Sanguinetti a mediados de 1999.


VPL - Víctor Paulo Laborde, desertor de la marina que también testimonió ante diferentes organismos internacionales.


lunes, 7 de febrero de 2011

ESTIGMATIZACIÓN DE LA JUVENTUD (MALVÍN NORTE)

Lo siguiente es parte de un trabajo realizado junto a Daniela Gallego y Mayra Torres, en Malvín Norte con estudiantes y autoridades de un Liceo (enseñanza secundaria) de la zona para la materia Antropología Social;
Los jóvenes del liceo
El grueso de los estudiantes del liceo presentan una estética de características particulares que podríamos definir como “estética plancha” (Fraiman, Rossal, 2009): corte de pelo característico, muchas veces decolorado, pantalones mayoritariamente anchos en varones y muy ajustados en mujeres, calzado de una marca particular (preferentemente Nike), etc. Sin ahondar demasiado en este punto podemos decir que no encontramos en este liceo ese eje de alteridad dicotómica chetos-planchas (por demás reduccionista) que ve Kaplún en varias instituciones educativas del país (Kaplún, 2008), debemos afirmar también que no adscribimos a la clasificación de “tribus urbanas” (Filardo, 2002), ni de “subculturas” (Kaplún, 2008), que implicarían el pasaje de sus características durante varias generaciones (Fraiman, Rossal, 2009), para definir una determinada estética ligada a un capital cultural (Bourdieu), que puede verse reflejada en un modo particular de vida (o no), durante un período variable de tiempo (lo que dura la adolescencia-juventud), que luego va a ser trocado por otro dependiendo de las condiciones socio-etarias en las que se encuentre el individuo. Asimismo es notable la influencia que los medios de comunicación tienen en sus modos de vida, principalmente en lo que atañe a las metas de consumo (un cierto tipo de ropa, championes de marca Nike, etc.) y a la producción identitaria (códigos lingüísticos determinados, estética particular, etc.). Según nuestro entender entonces, se trataría más bien de un grupo de status o “estamento”, entendiendo el mismo como aquel grupo organizado “según los principios de su consumo de bienes en las diversas formas específicas de su << manera de vivir>>” (Weber, 1994:692), siendo su situación condicionada por la estima (positiva o negativa) del “<<honor>> adscrito a alguna cualidad común a muchas personas”, (Weber, 1994:687). Citando a Bourdieu decimos quetodos los rasgos que Max Weber asigna al grupo de status corresponden al orden simbólico, ya se trate de estilos de vida o de privilegios honoríficos (…), los grupos de status se definen menos por un tener que por un ser irreductible a su tener, menos por la posesión pura y simple de bienes que por cierta manera de usar esos bienes”. (Bourdieu, 2002a:132)

En todas las entrevistas mantenidas con los agentes institucionales se nos plantea en el discurso un claro límite entre el adentro y el afuera, que es netamente materializado en las rejas que rodean el perímetro de la institución, es así que la frontera entre el barrio y el liceo es prácticamente infranqueable desde la discursividad institucional, no existe permeabilidad con respecto a los actores ajenos al liceo. Aquellos alumnos con los que se haya cortado el vinculo educador-educando no tendrán la posibilidad de volver a acercarse al local de estudios, (cuando en realidad esta debe ser una de las metas de la institución), porque como dice una docentea veces se arman problemas ahí  como todo,¿ no? Y ahora que viene el calorcito más, esperan a las chiquilinas que salen, ex alumnos que vamos, que son delincuentes ahora y que esperan afuera hasta tarde, se dice inclusive… que son asesinos, y que todo el mundo sabe y como que se convive con eso, porque están ahí como si nada, entonces claro, los de acá ven los de afuera, “lo bien que están pasando” y… yo qué sé, se convive todo el tiempo, son amigos, son  familiares, es todo un tema,  pero creo que  debe pasar en todos los  liceos.”
Entonces “esos-todos” que están afuera (ex alumnos) que son delincuentes, asesinos y que en consecuencia no podrían convivir dentro del sistema educativo formal, sólo se acercan a la frontera pero nunca traspasándola, su lugar es “allá afuera”, y el liceo debe permanecer a salvo de ese “otro monstruoso” (Fraiman, Rossal, 2009), mediante rejas en principio, marcando un límite material, pero también mediante la “educación” del joven pasible de conversión en aquel otro, la misma docente nos dice que si hablás solos con ellos y les “metés la fría” así de una, enseguida…, porque se manejan así también, sin mucha explicación, esto es así y punto, acá yo soy el responsable tuyo, y no me importa lo que hagas afuera, pero acá adentro no lo podes hacer y punto, y lo entienden viste.
El otro devenido en monstruo desde los medios de comunicación*1 y presente en las inmediaciones del liceo, es común a todos los discursos de los actores institucionales, (nosotros tenemos también acá en los alrededores, en la puerta, en el frente, en el costado, la banda famosa de…, esta tristemente célebre del marrón, de la granada, de no se que, que están, son de acá algunos, otros tienen hermanos acá, otros tienen primos, tíos, parientes, nos dice una autoridad), siendo anatemizado de lo que consideramos el verdadero problema, la carencia de recursos por parte del Estado en su conjunto, y de la institución en particular, que aseguren una vinculación efectiva del alumnado al centro educativo más allá de prácticas puntuales que serán comentadas en detalle más adelante.
La posición de los entrevistados forma parte del miedo cotidiano impartido por el discurso de los medios masivos de comunicación que presentan en los programas informativos 1/3 de su extensión, (si no más), dedicado a asuntos violentos, la gran mayoría de ellos protagonizados por jóvenes que en realidad comprenden, en la totalidad de los asuntos delictivos, el 5 % de los hechos ilegales (Voz y Vos, 2010); el porqué de esta desmesura en el destaque del delito juvenil no es fácil de dilucidar, una de las posibles respuestas podría estar vinculada a una supuesta conexión entre los dueños de los medios de comunicación y ciertos actores políticos de línea dura que plantean una baja en la edad de imputabilidad, condicionando la opinión de la gente a favor de esta opción, pero ahondar en estos hechos excede el tema que nos ocupa en esta instancia.
Sin embargo no debemos caer en ingenuismos y creer que no pasa nada en los alrededores, no nos han sido planteados por parte de los alumnos problemas con otros jóvenes de la zona (más bien lo contrario; según un estudiante: yo no tengo problemas con nadie, pero eso es por como soy yo, yo soy tranquilo. Acá nos conocemos todos y vos ves con quien te juntás, vos tenés que ver en que está el otro, si anda en la mala, anda robando…, porque después te terminan culpando a vos por lo que hace el otro, ¿entendés?), pero debemos tener en cuenta que nosotros somos extraños de quienes hay que “cuidarse”, estos problemas seguramente ocurren, si no cotidianamente, posiblemente con cierta regularidad. El hecho de que el primer día que ingresáramos al liceo nos encontráramos con un grupo de alumnos practicando gimnasia en el hall de la institución, está directamente vinculado a situaciones de violencia sufridas por los estudiantes en las afueras del local educativo, según nos hizo saber una autoridad es como una amenaza que hay en la zona, porque han robado a los chiquilines, les pegan, les sacan las mochilas, les sacan los celulares, este…, antes hacían gimnasia atrás, en una canchita que hay acá y tuvieron que dejar porque les pegaban, porque los robaban, entonces digo, es un entorno un poco amenazante ¿no?
La responsabilidad no recae sobre el liceo sino sobre una familia ausente o que presenta las mismas características en cuanto a modalidades de sustento económico ya que no es un tema que surja en el liceo, eso  surge de la familia, no es que se hacen delincuentes acá adentro,, el que  viene de una familia  de delincuentes, posiblemente eso se reproduzca…pero no está fichado el  liceo como un centro de  delincuentes ni nada que  ver…nos dice la docente.

En contraposición, los otros jóvenes del barrio, los liceales, los jóvenes del adentro, mantienen con los educadores una relación que es catalogada como cordial en la mayoría de los casos, salvo pocas excepciones, como destaca la profesora hubo casos de docentes que tienen dificultades con los chiquilines, lo típico no?, el docente que agarrás de punto y lo tenés de hijo todo el año, pero esto es remarcado como una situación aislada ya que lo habitual es que la relación se de generalmente en forma bastante cordial, o sea, los chiquilines son cariñosos, y si vos sos cariñoso con ellos enseguida como que te devuelven lo mismo viste; un alumno entrevistado nos expresó con respecto a los docentes que en general la relación es de buen trato y de respeto pero siempre hay alguno que se cree superior, viste…, y te habla como si fueras poca cosa, y yo no me puedo quedar callado, porque al final y al cabo somos todos iguales, somos personas, yo lo veo así ¿no?, igual puede ser que tenga más autoridad, pero de ahí a ser superior ¿no? Lo que reafirma la posición anterior, si el alumno es respetado por el educador entonces la relación será de reciprocidad.

Desvinculaciones

El corte del vínculo institución-alumnado llega a cifras muy elevadas en este liceo (aproximadamente el 30% de la población estudiantil se encuentra desvinculada de la institución según una integrante del equipo técnico). Llegados al barrio luego de pasada la primera mitad del año, no pudimos apreciar el grueso del estudiantado que asiste durante los primeros meses (quedando este discurso, el propio de los excluidos del sistema educativo, en el debe), y que no han podido ser “retenidos” por la institución. Los jóvenes procedentes de los asentamientos en el local liceal son minoría, y gran cantidad de los mismos dejan de vincularse una vez obtenido el Ingreso Ciudadano (Fraiman y Rossal, 2009) o las nuevas computadoras del Plan Ceibal según expresara una docente; estos jóvenes sufren una estigmatización dada desde los primeros años escolares, nos dice una autoridad del liceo que, yo es el primer año que estoy en este liceo pero la gente que hace mucho que está hacen las cruces para que no vengan los chiquilines de esa escuela (Nº317)  para acá, porque son…[…] no se porque se da ese fenómeno en el que se concentran todos ahí los del asentamiento, porque tampoco hay que ser tan prejuicioso de decir si son de asentamiento son complicados, son difíciles, son unos delincuentes todos, no, no es así, tan así no es, es un poco así pero tan así no es. Wacquant señala que, la “marginalidad avanzada” ya no es ubícua, sino que está localizada en una serie de territorios que adquieren el carácter de ghettos y son estigmatizados, tanto desde abajo, desde la cotidianeidad de las relaciones personales, como desde arriba, desde los medios de comunicación e instituciones estatales. “Al final importa poco si estos lugares están arruinados o son peligrosos, si su población está compuesta esencialmente de pobres (…) la creencia prejuiciada de que así es basta para desencadenar consecuencias socialmente dañinas” (Wacquant, 2007:194)

Como institución que forma parte del Proyecto de Impulso a la Universalización del Ciclo Básico*2 (PIU), según una integrante del equipo multidisciplinario la idea es tratar de que los chiquilines queden insertados en el ámbito de la educación y que sigan construyendo, a partir de lo que nosotros les damos y no se vayan del liceo, porque el ausentismo y la deserción(término que impone la responsabilidad en el educando) era muy grande, en todos los liceales, más que esto está constituido con chicos que vienen o del asentamiento, del Aquiles Lanza, o de acá (Candelaria), incluso INVE que en frente las situaciones sociales que se dan son bastante deterioradas, al decir de la técnica el trabajo realizado ha tenido resultados positivos, pero una docente nos expresa sobre el mismo tema que la deserción es muy grande, estudian re poco, no traen material para trabajar, […],  lo primero que te dicen desde que te ven es “no traje, no hice”, con un descaro y con una naturalidad, y no pasa nada, “no hice, no traje”, como que no les importa…Los programas se han ido cambiando durante estos últimos años tratando de que no deserten tanto y que no repitan tanto, se les da facilidades, ahora puede faltar tres meses que no pasa nada, pruebas que antes se les ponía que se les daba más peso, ahora se les quitó ese peso para que tengan más posibilidad de aprobar, a través de los actos clasificatorios (evaluaciones), la institución ordena a los estudiantes asociando sus competencias técnicas a las competencias sociales a las que estarán destinados, perpetuando las diferencias sociales so pretexto de una formación integral, el capital cultural de los jóvenes se re-instaura y reproduce en las vivencias cotidianas dentro de la institución (Espíndola, 2006).
Estas son “las exigencias irreductibles del mercado de trabajo: sin duda las sociedades modernas consiguen cada vez más de la Escuela que produzca y garantice como tales a un número cada vez mayor de individuos cualificados, es decir, cada vez mejor adaptados a las demandas de la economía”, (Bourdieu, Passeron, 1996:221-222).

Siguiendo esta línea nos dice Larroca que somos “un país de servicios” ya que, citando a Vidal, “según el BID y el BM la educación puede ser tratada como una forma más del capital que poseen los países […]. Las antiguas instituciones educativas públicas, que impartían una educación integral, pasan a tratar de contener y retener a los jóvenes, y emerge el concepto de que en realidad lo que menos importa en los centros de estudio es que los muchachos aprendan; basta con retenerlos dentro del sistema, de modo que algunos de ellos alcancen las habilidades, las flexibilidades y la adaptabilidad necesarias para estar disponible en el futuro como mano de obra barata. Claro que esta función de la educación le cabe sólo al sistema público […] el mercado pasa a regular el tipo de educación que recibe cada uno de acuerdo a su estrato social” (Vidal, Walter, “Dos concepciones en debate”, Brecha, Montevideo, 19-XII.2003; en: Larroca, 2004).


* Afirmaciones como la siguiente son comunes a todos los medios pesquisados: Los investigadores creen que juntos o por separado los adolescentes pudieron haber participado en varios atracos recientes que se investigan. No pueden asegurar, en cambio, que el aparente descontrol o excitación que según testigos del hecho demostraban los asaltantes en el momento de la irrupción obedeció al consumo de estupefacientes, aunque no descartan esa posibilidad. (disponible en: http://www.elpais.com.uy/100311/pciuda-476029/ciudades/policia-busca-a-adultos-tras-la-banda-que-asalto-el-super/), presuponiendo, o dejando en evidencia, un supuesto consumo de estupefacientes ligado a la violencia del asalto.

* PIU - Proyecto de Impulso a la Universalización del Ciclo Básico
El Programa Impulso a la Universalización del Ciclo Básico es un programa del Consejo de Educación Secundaria dentro del cual UNICEF coopera para  fomentar el derecho a la participación adolescente en diferentes liceos del país, con el objetivo de contribuir, mediante la combinación de formación y prácticas participativas, a la retención de estudiantes vulnerables al fracaso escolar.
El proyecto busca promover un clima de convivencia, integración y participación para mejorar los aprendizajes y motivar a los estudiantes a no abandonar el centro de estudios.
Los objetivos específicos del proyecto son: 1) perfeccionar las habilidades y conocimientos en estrategias de participación de docentes e integrantes de equipos multidisciplinarios y un equipo PIU de 10 liceos con el fin de sensibilizar e involucrar al alumnado en la toma de decisiones, 2) explicar las prioridades de los y las estudiantes de los 10 liceos en cuanto a cómo mejorar el vínculo con el liceo y cómo aprender de forma que puedan, con apoyo docente, desarrollar actuaciones concretas dirigidas a la inclusión y a la pertenencia, 3) proporcionar al profesorado de Espacio Curricular Abierto y a los referentes vinculares de los liceos PIU de Montevideo y Canelones  formación teórica con enfoque de derechos y herramientas prácticas para promover espacios y condiciones para la participación adolescente.
(disponible en: http://www.unicef.org/uruguay/spanish/activities_15365.htm)
Bibliografía

Arágor, M.J., et al., 2009. “Entre la calle y los libros la subcultura plancha y su relación con las instituciones educativo –laborales.” (pp. 144-161).  Encuentros Uruguayos, año II, Nº 2, Montevideo.

Bourdieu, P. 2002a “Condición de clase y posición de clase”, Revista colombiana de sociología, Año 2, Nº1, pp. 119-141.

Bourdieu, P., 2002b. “La "juventud" no es más que una palabra”. En Sociología y cultura (pp. 163-173). Grijalbo, Conaculta.

Bourdieu, P., 2002c. “Pensamiento y acción”. Libros del Zorzal. Buenos Aires.

Bourdieu, P., Passeron, J., 1996. “La reproducción. Elementos para una teoría del sistema de enseñanza”. Fontamara. DF, Mx.

Espíndola, F., 2006. “¿Cuáles son sus representaciones y cómo comprenderlas?. Los jóvenes y el liceo” (pp. 33-44) Revista de Ciencias Sociales, Año 19, Nº 23, Montevideo.

Filardo, V. (coord.), 2002. “Tribus urbanas en Montevideo. Nuevas formas de sociabilidad juvenil”. Trilce, Montevideo.

Filardo, V., 2009. “Desafíos para la equidad entre clases de edad”, (disponible en: http://www.geug.edu.uy/wp-content/uploads/2010/03/Desafios-para-la-equidad-entre-clases-de-edad12.pdf).

Folgar Ruétalo, L., 2007 “Usos y abusos de la Cultura y la Diferencia en discursos relativos a la educación”, En: Anuario de Antropología Social y Cultural en Uruguay 2007 (pp.187-191). Sonnia Romero Gorski (Comp. y Edit.). Nordan–Comunidad. Montevideo

Folgar Ruétalo, L., 2008. “Usos y abusos de la diferencia cultural”, (pp.18-21) Educarnos, Año1, nº 3, Montevideo.

Fraiman, R., Rossal, M., 2009. Si tocás pito te dan cumbia. Esbozo antropológico de la violencia en Montevideo. Cebra Comunicación. Montevideo.

Geertz, C., 1996. “Los usos de la diversidad” Paidós Ibérica. Barcelona.

Kaplún, G., 2004. “Culturas juveniles y educación: pedagogía crítica, estudios culturales e investigación participativa (La cumbia villera y concheta, el rock de la calle y la escuela)”, (disponible en: http://www.inau.gub.uy/bibliotea/kaplun.pdf)

Kaplún, G. 2008. “¿Educar ya fue? Culturas juveniles y educación”. Nordan- Udelar-Uasb, Montevideo.

Larroca, O. 2004. “La mirada de Eros”. H editores, Montevideo.

Padawer, A., 2004. “Nuevos esencialismos para la antropología: las bandas y tribus juveniles, o la vigencia del culturalismo”, (pp. 1-14) KAIRÓS, Año 8, Nº 14, San Luis

Voz y vos, 2010. Niñez y adolescencia en la prensa escrita uruguaya. Monitoreo de medios. Informe de resultados 2009, Montevideo, Voz y Vos, UNICEF. (disponible en: http://www.vozyvos.org.uy/portal/index.php?option=com_phocadownload&view=category&id=10:publicaciones-agencia-voz-y-vos&Itemid=64)

Wacquant, L., 2007. "La estigmatización territorial en la edad de la marginalidad avanzada", (193-199), Ciencias Sociais Unisinos, Año 43, Nº 003.

Weber, Max. 1994. Economía y Sociedad, Fondo de Cultura Económica. México


Recursos web

http://www.canal10.com.uy/noticias/3200-otra-de-la-banda-del-marr%C3%B3n

http://www.canal10.com.uy/noticias/4432-volvi%C3%B3-la-banda-del-marr%C3%B3n-asaltan-local-de-pagos

http://www.canal10.com.uy/noticias/8830-volvi%C3%B3-la-banda-de-la-granada-

http://www.elpais.com.uy/100319/pciuda-477569/informe/banda-de-cinco-jovenes-mato-a-un-comerciante-en-malvin-norte/

http://www.elpais.com.uy/100311/pciuda-476029/ciudades/policia-busca-a-adultos-tras-la-banda-que-asalto-el-super/

http://www.elpais.com.uy/100319/ultmo-477607/ultimomomento/-%C2%BFcuantas-personas-debe-asesinar-un-menor-para-ser-recluido-en-forma-efectiva-/

http://www.larepublica.com.uy/justicia/419926-original-banda-del-marron-ya-estaba-presa-por-asalto-a-sucursal-bancaria
 http://www.larepublica.com.uy/justicia/414352-volvio-a-fugarse-el-ricky-violento-menor-integrante-de-la-banda-de-la-granada
 http://www.larepublica.com.uy/justicia/432466-banda-de-la-falsa-granada-fue-desbaratada-artefacto-era-frasco-de-famoso-perfume-frances

http://rigofa2010.blogdiario.com/1271941330/CONSTRUCCIONES-SOCIALES-TERMINARON-/

http://www.unicef.org/uruguay/spanish/activities_15365.htm