Buscar en este blog

domingo, 19 de agosto de 2012

Mercantilización de lo sagrado. Santerías y su relación económica con el eje de Fernández Crespo



 Una diferencia de experiencia es secuela de las diferencias de economía, de cultura y de organización social; en una palabra: de historia. Con todo, entre los cazadores nómadas y los agricultores sedentarios subsiste esta similitud de comportamiento, que nos parece infinitamente más importante que sus diferencias: unos y otros viven en un cosmos sacralizado, participan en una sacralidad cósmica, manifestada tanto en el mundo animal como en el vegetal…

Eliade, M. (1998 [1957]). Lo Sagrado y lo profano: 19.

Fot. personal
Introito
El tema elegido versa sobre la relación entre las santerías con el entorno inmediato y a nivel comercial, sin descuidar su aspecto simbólico y lo que en el imaginario barrial se halla  preestablecido. Para ello partimos del supuesto que las santerías son un tipo de comercio que posee una relación intima con la práctica religiosa que la caracteriza, considerando que los dueños de dichos comercios pertenecerían a “religión”. “La religión” abarca un número importante de religiones afro-brasileñas diferenciadas que, sin embargo, son ancladas por los fieles en términos de una unidad. Muchos de los fieles de las religiones afro-brasileñas suelen decir: “todos somos de religión”. (Guigou, N., 2009: 114-115). La utilización del término “religión” autorreferenciante, es una herencia de la estrategia utilizada para desvincular la oposición religión/secta de la que han sido víctimas los practicantes desde la década del ‘30 del siglo pasado en Rio Grande do Sul, (Oro, A., 1998).

Proceso de transnacionalización religiosa[1]
Las religiones de carácter afro-brasilero entraron a nuestro país en las décadas del 50 y 60, del siglo pasado,  incrementándose a mediados de la década del 80, este proceso transnacionalizador implicó la circulación de bienes y servicios desde Brasil hacia nuestro país, en respuesta a la demanda de legitimación religiosa, también como consecuencia de la actuación en las frontera Rivera-Santana do Livramento, y  por las relaciones de amistad y familiares entre pais y maes de santo, (Oro, A., 1998). Estos bienes y servicios incluyeron e incluyen el pago por la iniciación religiosa de los fieles uruguayos, así como por la realización de trabajos en nuestro país. Otro de los aspectos destacables es la afluencia de mercadería específica necesaria para la iniciación de los filhos de santo, así como imágenes y otros productos con mayor eficacia simbólica (axé) que las nacionales, (Oro, A., 1998).


 Fot. personal

Santerías: producción y distribución
Hemos podido distinguir que 4 de los 5 comercios relevados son estrictamente de venta de productos y diversas formas de distribución. Son locales con larga data en la zona, involucrados en un proceso de construcción de identidad propia del eje de Fernández Crespo, como un zona identificada con la venta de productos  religiosos, adaptando lo expresado por Zukin, existen prácticas económicas que identifican a una zona determinada de la ciudad, estableciéndose entonces una red de símbolos que generan atracción o aversión hacia esa zona particular dependiendo del estatus simbólico, positivo o negativo, de dichas prácticas, (Zukin, S., 2004):
o   1º santería- 15 años/1º “autoservice” de productos religiosos/ hace un mes que anexaron kiosco.
o   2º santería- 11 años/ sucursal (Llama Sagrada- sucursal de Pampeana Ltda).
o   3º santería- los encargados no se encontraban disponibles.
o   4º santería- / ocho años en local contiguo; actual local: una semana.
o   5º santería- decidieron no brindar información.
Actividad comercial que incluye:
o   Venta por mayor y menor (sahumerios, velas, vestidos, capellinas, guías, “fluidos”, libros, cartomancia, cuadros con imágenes, estatuas, aceites, tambores, jabones, vasijas).
o   Producción artesanal (vestidos, guías, algunas estatuillas)
o   Fabricación industrial (velas, “fluidos”: ej. Llama Sagrada).
o   Importación (estatuillas, sahumerios, aceites).
Mayoritariamente se realiza venta directa, producción propia y distribución. De cuatro locales, solamente en uno los dueños practicaban “la religión”; el resto de los locales consultados se dedicaban, según el discurso, exclusivamente al comercio de productos. Hemos podido observar que suelen poseer el control económico del proceso de producción por ejemplo de las velas y “fluidos”, pero no poseen el conocimiento completo del propio proceso. En el caso de las realizaciones de las guías y vestidos existe un seguimientote todo el proceso por parte de los involucrados.
Los comerciantes dedicados a este rubro son pocos y se conocen entre todos, lo que contribuye a que La relación entre los locales sea buena, según las entrevistas, en algunos casos existe la compra entre los locales. La idea que prevalece entre todos los comerciantes consultados es la de brindar  facilidades para los practicantes espirituales en la adquisición de productos (objetos materiales) para realizar sus prácticas; más allá de que para los diferentes dueños posea un aspecto meramente comercial.
Con respecto a la generación de comercio e industria, Llegamos a establecer un promedio de 2.5 personas por local. A su vez entra en el proceso distributivo, con aportes propios. Poseen régimen de 8 horas de trabajo, para los trabajadores contratados. Asimismo expanden la posibilidad de trabajo a otros rubros como ser: administración contable, fábrica de velas y fluidos, artesanías, distribución (por ejemplo mediante encomiendas al interior) y guardia de seguridad. Según las entrevistas se encuentran en regla en cuanto a gestiones administrativas con el Estado.
A pesar de que en la discursividad se establecía una clara división entre lo religioso y lo netamente comercial, se ve reflejada la vinculación de éstas prácticas y actividades religiosas con el negocio, en cuanto que se hallan a la mano, en el mostrador y cerca de la puerta principal folletería que induce a utilizar los servicios religiosos relacionados al local. Asimismo la condición de mae de santo (“sacerdotisa”) de la dueña de un local, implicaría el flujo de ganancias hacia el terreiro (templo) que dirige. En el primer caso existe propaganda por medio de parlantes y  en la calle; los cuales integran a la comunidad actividades relacionadas con el producto ofrecido.


Fot. personal

El sentido económico de los bienes simbólicos
Con respecto al carácter variable de la mercancía a lo largo del tiempo, y por la valoración que cada individuo hace de las cosas intercambiables, (Kopytoff, I. 1991) podemos decir que ese “valor o distinción que quiebra la dimensión de lo cotidiano y que se otorga a diferentes objetos o aspectos de alteridad no se desprende directamente de tales objetos o aspectos, no radica en las cosas en sí mismas, sino fundamentalmente en las relaciones entre el sujeto y las cosas o entre el sujeto y los acontecimientos elegidos como sagrados.” (Porzecanski, T., 1991:7).
Los comercios relevados practican la distribución, producción y venta de objetos, éstos corresponden a los utilizados por las religiones afro-brasileñas, católica, hindú y otras actividades como la angelología y astrología. La articulación con el aspecto simbólico, y la singularización de la mercancía (Kopytoff, I., 1991) se da en el marco de adquisición y refuncionalización de la mercancía en un carácter sacro por parte de los fieles. Asimismo la posesión por éstos de un capital simbólico (Bourdieu, P., 2007) de estima, implica que los clientes/fieles han sido fuente de consulta por los comerciantes de los locales, obteniendo información sobre muchos aspectos de dichas prácticas, facilitando la mercantilización al supeditar estos bienes simbólicos a las leyes del marketing .
La mercantilización creciente de estos bienes, considerando que el “tipo especial de transvaluación, donde los objetos son colocados más allá de la zona de mercantilización culturalmente delimitada. Esta clase de transvaluación puede adquirir distintas formas en diferentes sociedades; pero es típico que a los objetos que representan una elaboración estética y a los objetos de uso sacro no se les permita, en muchas sociedades, ocupar el estado mercantil durante largo tiempo” (Appadurai, A., 1991:40), se da en distintas esferas de intercambio (Kopytoff, I., 1991), a saber: la que refiere a los símbolos o imágenes, la que refiere a las prácticas religiosas en sí (tirada de buzios, “trabajos”, etc.) y la referida a la transmisión de creencias, a su vez divisible en transmisión de saberes intra-religión (por ejemplo la iniciación de fieles) y extra-religión (por ejemplo venta de libros esotéricos).

Fot. personal

Consideraciones finales
Dentro de la identificación de problemáticas a ser resueltas  podemos destacar la existencia de trabajo informal en cuanto a la importación de objetos desde Brasil, (Oro, A., 1998). La valoración superior de gran parte de la mercancía brasilera con base al hecho de que estas religiones provienen desde el país limítrofe, lo que necesariamente actúa en detrimento de la producción artesanal y nacional.
Según lo expuesto por los distintos entrevistados el eje de Fernández Crespo ha ido decayendo, al igual que los comercios incluidos en él, a causa de dos puntos fundamentales: el cierre de la Terminal de ómnibus, influyendo negativamente en la afluencia de público transitorio; el cambio de la modalidad de cobro jubilatorio por parte del BPS (en la actualidad se realizan por centros de pagos a diferencia que en el pasado, donde solo se cobraba en el edificio sede de dicha institución), con el mismo resultado (disminución notoria de personas circulando por la zona).
Exclusivamente en las santerías, según lo expresado por los diversos actores, ha influido negativamente la salida de la crisis, poniendo de manifiesto que las personas en épocas económicamente difíciles, se aferran a las prácticas religiosas.

Fot. personal

Bibliografía
Appadurai, A., 1991. Introducción: las mercancías y la política del valor. En: La vida social de las cosas. Perspectiva cultural de las mercancías. Arjun Appadurai, ed. (17-87). Grijalbo. México

Bourdieu, P., 2007. A economia das trocas simbólicas. Perspectiva. São Paulo.

Eliade, M., (1998). Lo sagrado y lo profano. Ed. Paidós. Barcelona.

Guigou, N., 2009. Comunicación, Antropología y Memoria: los estilos de creencia en la Alta Modernidad. Nordan-Comunidad. Montevideo.

Kopytoff, I. 1991. La biografía cultural de las cosas: la mercantilización como proceso. En: La vida social de las cosas. Perspectiva cultural de las mercancías. Arjun Appadurai, ed. (89-122). Grijalbo. México.

Oro, A., 1998: “Religiao e mercado no cone-sul: as religioes afro-brasileiras como negócio”. Disponible en: bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/anpocs/oro.rtf (11/11/2011)

Porzecanski, T., 1991. Rituales. Ensayos antropológicos sobre Umbanda, Ciencias Sociales y Miologías. Luis A. Retta Libros. Montevideo

Zukin, S., 2004: “The cultures of cities”. Ed. Blackwell Publishing. Oxford, Inglaterra.



[1] “toda relação que, por vontade deliberada ou por destino, se constrói no espaço mundial alem do quadro estatal nacional e que se realiza escapando ao menos parcialmente do controle ou da ação mediadora dos Estados” (Badie y Smouths, 1992; em Oro, A., 1998)