Buscar en este blog

sábado, 12 de enero de 2013

Insumos teórico-prácticos para comprender e intervenir en la temática del uso de Drogas IV

Para el cuarto módulo (Género y usos de drogas) la consigna propuesta fue: 
1. Seleccionar un grupo de personas del mismo sexo de la comunidad donde resides o donde trabajas, que haga un uso regular de una determinada droga legal o ilegal.
2. Identificar cuáles serían aquellos posibles aspectos socio-culturales de la comunidad de referencia que estarían incidiendo sobre ese consumo de drogas (promoviéndolo, potenciándolo, inhibiéndolo, etc)
3. En el caso de que esos patrones socio-culturales de género estuvieran promoviendo o sosteniendo conductas de mayor riesgo, ¿qué acciones generales se podrían tomar para reducir la incidencia de estos factores?
4. En el caso de que esos patrones socio-culturales de género estuvieran promoviendo o sosteniendo conductas de autocuidado, ¿qué acciones se podrían tomar para promover esos factores?


Fuente: http://www.ctgrupo4.com/ctgrupo4_producto_detalle.php?nid=4


A pesar de vivir en un país con un alto grado de adultos mayores, este estrato social se encuentra altamente segregado e invisibilizado, sus prácticas de consumo han sido poco estudiadas generando un vacío en las políticas orientadas a solventar problemáticas relacionadas al mismo, tanto comportamentales como físicas. Siendo dentro del consumo de drogas, legales e ilegales, el del alcohol el más extendido en nuestro país, y entendiendo género como una categoría relacional (Fernández, 2001), ya que la “masculinidad existe sólo en contraste con la femeneidad”. Es decir que una “cultura que no trata a las mujeres y hombres como portadores de tipos de carácter polarizados, por lo menos en principio, no tiene un concepto de masculinidad en el sentido de la cultura moderna europea/americana” (Connel, 1995: 2). A partir de estas conceptualizaciones trataré de abordar someramente la problemática del consumo de alcohol en adultos mayores hombres, considerando en primer lugar queen el grupo de los adultos mayores, el consumo es tan igual como en el de los jóvenes. La diferencia es que es más constante en los adultos. (http://www.diarioelpueblo.com.uy/generales/los-jovenes-no-son-los-unicos-con-consumo-problematico-de-alcohol.html), y teniendo en cuenta luego que a pesar de poseer menor percepción de riesgo que los jóvenes con respecto a su consumo,  “a los mayores de 50 años, una o dos copas de alcohol los afectarían más de lo que ellos creen(http://www.elacontecer.com.uy/2803-el-consumo-social-de-alcohol-afecta-mas-a-los-adultos-mayores-que-a-los-mas-jovenes.html), así como una incidencia de consumo severo casi excepcionalmente masculina, sólo el 0.3% de las mujeres mayores de 65 años presenta este tipo de uso abusivo de la sustancia (Berriel, Fernandez, Rodriguez, 2010).

Compartiendo lo expuesto por Maristela Moraes (s/f), considero que el consumo de alcohol en nuestra sociedad desde tempranas edades es producto de la construcción social del ser hombre, se nos incita desde niños (a los hombres) a tomar alcohol con las comidas por parte de nuestros mayores, padres o allegados, (ésta es una práctica que reconozco habitual en zonas del interior de nuestro país), ya que así somos hombres, nos hacemos hombres, es un rito de paso más por el que debemos transitar para llegar a la adultez, masculinizada o culturizada como masculina. Así estas prácticas que nos definen desde niños como hombres, como varones, y propias de nuestra cultura (“Cada sociedad ha crecido en función de una droga que la impregna. Occidente, por el alcohol (desde hace dos mil años).” Fericgla, 2008) devienen en el futuro como respuesta “problemática” ante distintos disparadores físico-emocionales que de la única manera que podemos afrontar es en el mostrador, con una copa de por medio, donde, además, se juntan varias soledades en un espacio privado (ya no la calle, espacio tremendamente expuesto y juvenil por excelencia), invisibilizando aún más el consumo problemático de alcohol en esta franja etaria.

Teniendo en cuenta que las políticas educativas formales o las de corte prohibitivo (disponibilidad a determinadas horas y en determinados lugares), tendrían poco o nulo alcance en este grupo etario específico, debería pensarse en otro tipo de estrategias de prevención y educación a través de los medios masivos de comunicación, haciendo especial hincapié en los efectos nocivos de este consumo vinculados a la imagen estereotipada del varón. Seguramente puede prevenirse el consumo abusivo de alcohol en futuros adultos mayores, es decir los jóvenes y adultos actuales, con aquel tipo de medidas sumadas a los cambios profundos que se han venido produciendo en el concepto de masculinidad en nuestro país.

Por último planteo con Moraes que “la resolución de los problemas de este escenario también pasa por la adecuada utilización del género como herramienta analítica, como gafas para mirar e intervenir en la complexidad (sic) del tema” (Moraes, s/f:9)



Referencias bibliográficas:
Berriel, F. Fernández, R. Rodriguez, S. (2010). INFORME DIAGNÓSTICO BASE PARA LA ELABORACIÓN DE LÍNEAS ESTRATÉGICAS DE POLÍTICA PÚBLICA EN LA TEMÁTICA DE ENVEJECIMIENTO Y VEJEZ. Mides, Montevideo. Disponible en: http://www.unfpa.org.uy/userfiles/informacion/items/916_pdf.pdf

Connel, R. (1995) La organización social de la masculinidad. En: Valdes, Teresa y José Olavarría (edc.). Masculinidad/es: poder y crisis, Cap. 2, ISIS-FLACSO:Ediciones de las Mujeres N° 24, pp. 31-48. 

Fernandez, S. (2001). MUJERES Y USO DE DROGAS. Elementos para la reflexión desde una perspectiva de Género.  EL ABROJO, Montevideo.

Moraes, M. (s/f). Socialización masculina y usos de drogas: cuestiones de
género en políticas públicas en Brasil. Universidad Autónoma de Barcelona (España) y Instituto Papai (Brasil)

Recursos web:

2009. El consumo social de alcohol afecta más a los adultos mayores que a los más jóvenes. Disponible en: http://www.elacontecer.com.uy/2803-el-consumo-social-de-alcohol-afecta-mas-a-los-adultos-mayores-que-a-los-mas-jovenes.html


Entradas relacionadas: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario